Las ciudades pintadas

Entrega_de_las_llaves_a_San_Pedro_(Perugino)
Entrega de las llaves a San Pedro, h. 1482, fresco, 335 x 550 cm, Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano

Además de los tratados, las pinturas y obras de taracea imaginaron ciudades. Fueron en realidad las iniciadoras del proceso de renovación figurativa pues se anteponían a las posibles intervenciones urbanísticas.

Estas obras, y según De Seta, se deben considerar un manifiesto de la necesidad de construir según el nuevo lenguaje arquitectónico. Y es que recrearon espacios urbanos en perspectiva de tipologías arquitectónicas de la Antigüedad. Pero fueron eso, espacios puntuales, pues la ciudad ideal era difícil de plasmar en ciudades ya existentes.

Los desposorios de la Virgen, 1504, obra de Rafael Sanzio, Pinacoteca de Brera, Milano
Los desposorios de la Virgen, 1504, obra de Rafael Sanzio, Pinacoteca de Brera, Milano

La taracea fue el arte que inicia este nuevo modo de expresión artística con tema urbanita. Surge en la Italia de la segunda mitad del siglo XV junto a las tablas pintadas que mostraban vistas de ciudades en perspectiva. Ambas son relacionadas con una cultura de prestigio, es decir, ambas se convierten en obras de arte que todo mecenas quiere tener.

Detalle de la tarsia (taracea) del mimbar de la mezquita de Kutubiyya. Madera de cedro, ébano y marfil. © Proyecto Qantara
Detalle de la tarsia (taracea) del mimbar de la mezquita de Kutubiyya. Madera de cedro, ébano y marfil. © Proyecto Qantara

Pero las primeras obras todavía mostraban ciudades medievales. ¿Qué hicieron? falsearlas con el empleo de la perspectiva que ya utilizaría Brunelleschi, Alberti o Ucello entre otros artistas. Las nuevas tablas ordenaban matemáticamente el caos del medievo.

Niccolò Mauruzi da Tolentino en la batalla de San Romano (c. 1438–1440), 182 × 320 cm, National Gallery de Londres.
Niccolò Mauruzi da Tolentino en la batalla de San Romano, obra de Paolo Ucello (c. 1438–1440), 182 × 320 cm, National Gallery de Londres.

Los ejemplos que seguidamente se van a analizar son considerados importantes en esos nuevos tiempos pues bebían de la nueva cultura del Renacimiento ya que en cada uno de ellos se percibe un novedoso modo de ver la ciudad y, lo más importante, de organizarla.

Pinturicchio._Death_of_St._Bernardine
Muerte de San Bernardino, 1481, obra de Pinturicchio, Capilla Bufalini, Roma

La Tabla de Berlín

Ejemplo claro de escenografía urbana, presenta en primer plano un pórtico que da paso a una vista en perspectiva de una plaza flanqueada a ambos lados por edificios civiles. Se muestra a través de una panorámica y acuerdo a los principios de la perspectiva lineal.

Ciudad ideal. "La tabla de Berlín". Anónimo. Staatliche Museum Preussischer Kulturbesitz Gemaldegalerie, Berlín
Ciudad ideal. “La tabla de Berlín”. Anónimo. Staatliche Museum Preussischer Kulturbesitz Gemaldegalerie, Berlín

La Tabla de Urbino y la de Baltimore pueden ser las más famosas. Las dos se consideran escenarios teatrales formados por la arquitectura clásica. La primera es una vista urbana en perspectiva de una plaza cuadrangular enmarcada por edificios civiles y en su centro se erige un edificio de planta central, que parece ordenar todo.

Ciudad ideal, "Tabla de Urbino", fines del siglo XV, Galleria Nazionale delle Marche, Urbino
Ciudad ideal, “Tabla de Urbino”, fines del siglo XV, Galleria Nazionale delle Marche, Urbino

La Tabla de Baltimore

Parece menos cargada pero es mas teatral. Muestra dos palacios que descansan sobre un basamento que a su vez da forma a una plaza dividida por cuatro columnas y en cuyo fondo se aprecia un arco del triunfo de tres vanos (esto es una importante referencia a la filosofía urbanística de Alberti quien mantenía que el arco del triunfo era la mejor opción para rematar la perspectiva de las calles principales). Además, la tabla muestra un coliseo y un baptisterio. El primero remite a la Roma Imperial y el segundo al periodo medieval. Esto se interpreta como un diálogo entre el pasado y el presente, es decir, entre la ciudad real y la ciudad ideal.

Ciudad ideal, "Tabla de Baltimore", fines del siglo XV, Walters Art Museum, Baltimore
Ciudad ideal, “Tabla de Baltimore”, fines del siglo XV, Walters Art Museum, Baltimore

Conclusión

La perspectiva se emplea para ordenar el espacio urbano. Un espacio que pretende ser ideal. Una ciudad con grandes ejes de calles flanqueadas por pórticos y edificios simétricos de similar altura y arcos de triunfo a modo de telón de fondo. La arquitectura lo acapara todo, ya que, como decía Alberti en su obra De Re Aedificatoria, la ciudad es una gran casa que debe estar bien ordenada. Y esta filosofía perdura en las obras pictóricas de autores posteriores como Tintoretto o Veronese, eso sí, dentro del manierismo relacionado con otro tratado, el de la Arquitectura de Serlio.

El Lavatorio,Tintoretto, 1548-1549, Museo del Prado, Madrid, España
El Lavatorio,Tintoretto, 1548-1549, Museo del Prado, Madrid, España

 

Para comprender mejor la terminología y el contexto histórico se recomienda consultar los siguientes enlaces

Introducción a la ciudad ideal

La forma urbana ideal

Ciudad y Utopía

Introducción a la arquitectura religiosa del Quattrocento en Italia

Bibliografía consultada

GÓMEZ LÓPEZ, C.: Los modelos espaciales de la utopía. La Imagen de la Ciudad en la Edad Moderna. Madrid. Editorial centro de estudios Ramón Areces , S.A. 2016. pp.36-42

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s