La arquitectura religiosa de Brunelleschi

1280px-Forum_Romanum_Rom
Vista del Foro romano, Roma, Italia © Stefan Bauer

Filippo Brunelleschi: teórico, arquitecto, escultor y orfebre, es el primer ensayista ente lo gótico, lo nuevo, y lo grecorromano, lo antiguo y pagano, pero a su vez también nuevo. Y Florencia es el centro de la experimentación. Pero en 1402, con 25 años, marcha a Roma junto a Donatello y Nanci di Banco para estudiar los edificios antiguos y así conocer in situ las técnicas constructivas antiguas.

Bóveda de cañón, Basílica de Majencio, Roma © Compesce Clamorem
Bóveda de cañón, Basílica de Majencio, Roma © Compesce Clamorem

En Roma codifica los principios de la perspectiva lineal para poder representar en 2D objetos en 3D, y es que al representar los acueductos romanos, Brunelleschi comprendió que las líneas horizontales paralelas convergían en un mismo punto en el horizonte y que los elementos de tamaño similar disminuían proporcionalmente en la distancia.

Acquedotto_romano_prospettiva
Acueducto Alejandrino, Roma, Italia © Alessandro Vitali

De vuelta a Florencia embellece su ciudad con iglesias, palacios y capillas, pero no deja obra escrita, o mejor dicho, no publica sus estudios, sino que piensa y actúa a la manera gremial bajomedieval, es decir, que no difunde sus misterios a los no-iniciados. En cualquier caso, sabemos que la obra del artista es una arquitectura racionalista sometida a normas que tiene al ser humano como principal referencia y que su sistema de representación espacial influyó en la arquitectura y en el urbanismo posterior al Quattrocento.

800px-FI_innocenti.05
Ospedale Degli Innocenti, Florencia, Italia © Warburg

Su obra se caracteriza por un intento de alcanzar la perspectiva central en los edificios. Lo consiguió por aplicar las matemáticas, por basarse en las leyes de la geometría y de la óptica, y es que se relacionó con el matemático y físico Paolo del Pozzo Toscanelli. Para el florentino, la arquitectura es racionalista, humana, se aleja del ideal gótico, donde la divinidad es el centro de todo.

Florence_Santa_Croce_Church
Vista de la Capilla Pazzi © Clayton Tang

La Iglesia de San Lorenzo

Los Médici vuelven a encargar un trabajo a Filippo Brunelleschi. En realidad fueron ocho familias florentinas, pero, al no poder hacerse cargo de los costes, fue Cosme de Médici quien los adquirió. 

Terrazze_del_duomo,_vedute_su_firenze,_san_lorenzo_02
Vista del exterior de La Iglesia de San Lorenzo, Florencia, Italia © Sailko

Una iglesia nueva pero que recordara a las grandes obras de la antigüedad. Eso sí, la referencia era cristiana y el modelo su basílica. Así, la planta es de cruz latina con tres naves y capillas laterales. El florentino diseñó un templo con base longitudinal, y en su crucero, casi mínimo, dispuso una cúpula con linterna.

San_lorenzo,_interno_visto_dalla_tribuna_delle_reliquie_04
Vista del interior de la Iglesia de San Lorenzo, Florencia © Sailko

¿Qué se crea con esto? ¿Qué tiene de renacentista? Un espacio matemático, geométrico, pues está modulado por el círculo inscrito en un cuadrado, que es el que sirve como medida de las proporciones. Recordemos: el cuadrado es lo humano y el círculo lo divino.

1024px-Chorkuppel_San_Lorenzo_Florenz
Vista interior de la cúpula del Coro de la Iglesia de San Lorenzo, Florencia, Italia © Stefan Bauer

Respecto a lo estético, a lo puramente decorativo, vemos referencias grecorromanas. Por ejemplo la techumbre a base de artesonado con casetones cuadrados en la nave central. También el entablamento corrido y los capiteles, corintios sobre columnas monolíticas en la nave central pero sobre pilastras en las laterales.

Firenze_-_Chiesa_di_Santo_Spirito_da_cupola_Duomo
Artesonado a base de casetones en la nave central de la Iglesia de San Lorenzo, Florencia, Italia © http://www.operamedicealaurenziana.org/

Brunelleschi jugó una vez más con los materiales para dar sensación rítmica a su arquitectura. Columnas como soporte, entablamento decorado, capiteles compuestos y arco acanalados encima, y, además, bóvedas vaídas en las naves laterales. Por no hablar de la pietra serena florentina, con su color, diáfano, apacible.

San_lorenzo,_navata_int._01
Interior de la Iglesia de San Lorenzo, Florencia, Italia © Sailko

La Sacristía Vieja

Pero lo que destaca en este templo es su sacristía. Se inicia en 1420 y se concluye nueve años después. La visten esculturas de otro grande del arte, Donatello. ¿Pero, por qué destaca? Lo hace por ser un espacio cúbico cubierto por cúpula nervada sobre pechinas, y al que se une otro espacio, éste de planta cuadrada, y que sirve como ábside. Su verticalidad tiene tres partes, todas de igual tamaño: la inferior rectangular, la intermedia con un arco falso limitado por la pechinas y la superior por una cúpula esférica. Destaca a su vez por, según la historiografía, ser la primera arquitectura de planta central del Renacimiento.

Sagrestia_vecchia,_veduta_00
Detalle de la Sacristía Vieja, Iglesia de San Lorenzo, Florencia, Italia © Sailko

La Iglesia del Santo Espíritu

El templo está considerado el trabajo más completo de Brunelleschi. Fue proyectado en 1434 pero pasaron diez años hasta que no comenzaran las obras. Salvi de Andrea y Antonio Manetti, discípulo y maestro, se encargaron de edificar la iglesia.

Firenze_-_Chiesa_di_Santo_Spirito_da_cupola_Duomo
Vista de la Iglesia del Santo Espíritu, Florencia, Italia © Luca Aless

Una iglesia con planta de cruz latina, con tres naves y capillas laterales, con crucero y cabecera de planta central. El modelo sigue al de la Iglesia de San Lorenzo, también de Brunelleschi, y también responde a la idea de arquitectura religiosa geométrica. Es decir: Brunelleschi empleó la sección abovedada entre cuatro columnas de las naves laterales como medida para determinar las proporciones de las distintas partes del templo. Así, el crucero es dos veces mayor por cada lado de la cruz de cada tramo y la nave mayor es igual de ancha que dos. Las laterales ocupan la mitad del tramo.

Santo_Spirito_Innen_Florenz-1
Vista del interior de la Iglesia del Santo Espíritu, Florencia, Italia © Rufus

La Capilla Pazzi

Encargada a Filippo Brunelleschi en 1429 y concluida en 1444, el templo, de pequeñas dimensiones, se encuentra situada al este del primer claustro de la Santa Croce. Fue un regalo de la familia Pazzi a la iglesia florentina de la Santa Croce. Tenía función religiosa pero además de servir como recinto funerario para la familia también se edificó como lugar de reunión para los monjes franciscanos.

800px-Pazzi_Chapel_Santa_Croce_Apr_2008_(3)
La Capilla Pazzi vista desde el claustro, Florencia, Italia © Gryffindor

De planta de cruz griega con cúpula central y pórtico exterior, la fachada presenta un pórtico de cinco tramos entre seis columnas de orden compuesto y fuste liso. Los cuatro extremos se encuentran adintelados, el central de más altura en forma de arco del triunfo semicircular.

800px-Museo_di_santa_croce,_cappella_dei_pazzi
Fachada de la Capilla Pazzi, Florencia, Italia © Sailko

La cúpula presenta doce vigas, y doce son también sus ‘ojos’, pareciendo que “esté colgando”, pues la cornisa, sutilmente decorada, y de menor altura que el tambor, no toca los arcos que la sostiene. La Capilla Pazzi fue la última obra de Brunelleschi, quien no la vio terminada, ocupándose tras su muerte los arquitectos Michelozzo y Giuliano da Maiano.

800px-Florence,_Basilica_of_Santa_Croce,_Cloister,_Pazzi_Chapel_003
Detalle de la fachada de la Capilla Pazzi, Florencia, Italia © Mattana

Conclusión

Lo que convierte en una obra maestra de la arquitectura renacentista a la capilla Pazzi es su elegancia en las proporciones y espacios, su luminosidad y su sencillez en el esquema. Es una capilla de pequeñas proporciones pensada para el ser humano, no para Dios. El Renacimiento italiano, el del Quattrocento, y la obra de Brunelleschi, siempre irá unida al empleo de una geometría básica: el círculo, es decir, la esfera, lo divino, y el cuadrado, el cubo, lo humano. Una arquitectura donde confluye el arte grecorromano y el románico toscano y, la de Filippo Brunelleschi, en Florencia, creó escuela.

Para comprender mejor la terminología y el contexto histórico se recomienda consultar los siguientes enlaces

Cubiertas arquitectónicas: la cúpula

Características de la arquitectura gótica

La arquitectura religiosa gótica en Italia

Arquitectura del Quattrocento en Italia

 

Bibliografía consultada

GARCÍA MELERO, J.E.: La arquitectura religiosa del quattrocento en Italia. Historia del arte moderno: renacimiento. Madrid. Editorial centro de estudios Ramón Areces , S.A. 2016. pp.57-62

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s