Historia y arquitectura visigoda

Juan_Antonio_Ribera_-_Wamba_renunciando_a_la_corona,_1819
Wamba renunciando a la corona, hacia 1819, obra de Juan Antonio Ribera y Fernández. óleo sobre lienzo, Museo del Prado, Madrid, España

Vándalos, Alanos y Suevos llegan a Hispania. Pero no lo hacen como invasores sino como aliados de un decadente imperio romano. Los primeros se instalan en Bética, los segundos en Lusitania y Tarraconense y por último, los Suevos, lo hacen en Galecia. Todo esto ocurre a comienzos del siglo V. Ya en el año 475, los visigodos, capitaneados por Eurico, se independizan de Roma y cruzan los Pirineos. Destinos: Galia e Hispania.

Distribución de la península entre suevos, vándalos y alanos
Distribución de la península entre suevos, vándalos y alanos © Alcides Pinto

¿Qué sucedió? Los Visigodos forman un reino que abarca el sur de Francia y toda Hispania (a excepción de Galecia) pero pierden la posesión del sur francés y se instalan definitivamente en Hispania, con capital en Toletum, actual Toledo. Nos ponemos ya en el año 507 cuando Leovigildo constituye un reino independiente, crea una única moneda y una nueva ciudad, Recópolis, en honor a su hijo Recaredo. Es con éste cuando se unifica la religión, pues se convierte al catolicismo en el Tercer Concilio de Toledo del año 589. Ahora damos un salto hacia delante de casi dos siglos y mencionamos a los monarcas visigodos Chindasvinto y Recesvinto, quienes crean otra unidad, la jurídica, con el Fuero Juzgo o Libro de los Juicios, es decir, que crearon un código de leyes basado en el derecho romano.

Conversión de Recaredo I del arrianismo al catolicismo, por el pintor Muñoz Degrain.
La conversión de Recaredo, 1888, obra de Muñoz Degrain. Palacio del Senado, Madrid, España.

Con esta breve introducción entendemos que el Estado Visigodo se considera como sucesor del Imperio Romano en lo político, social y económico, y que su arte viene marcado por la tradición hispanorromana y Paleocristiana con fuerte influencia del Oriente Cristiano. En cualquier caso se debe mencionar que existen dos etapas:la arriana (siglos V y VI) y la católica (de mayor esplendor y a partir del año 589). Esta última permanece hasta la invasión musulmana del año 711.

Cripta Visigoda de San Antolín, Palencia
Cripta de San Antolín, Palencia © Manzanal

Características de la Arquitectura Visigoda Arriana

Piedras gruesas y resistentes, así lo definen los manuales de historia del arte. Y, para restar esa dureza, los visigodos introducían frisos realizados en sillares. Las plantas de los templos visigodos siguen la distribución de las basílicas paleocristianas, y pueden ser de cruz latina o basilical y de cruz griega simple o inscrita en un rectángulo. En lo que se refiere al ábside, éste era semicircular en época arriana, sustituido al siglo siguiente por uno cuadrado, simbolizando así un único Dios, una única religión y un único culto. Las columnas a menudo fueron reutilizadas de construcciones romanas, y sus capiteles son corintios. También vemos el capitel bizantino troncocónico invertido y su cimacio. Sobre sus cubiertas vemos dos modos de empleo: de madera con vigas o abovedadas de cañón. Sus arcos son de herradura.

Basílica, Recópolis
Arco Interior de la Basílica de Recópolis. Imagen: Wikipedia

Construcciones Visigóticas Arrianas

Se puede poner como ejemplo La Basílica de Cabeza de Griego, de Saelices, provincia de Cuenca. Se trata de una construcción del siglo VI, de sillares de piedra, que sigue el esquema de basílica paleocristiana, es decir, planta de cruz latina con tres naves, transepto y un único ábside con planta de herradura. Existen más ejemplos, como el de la Iglesia de San Pedro de Alcántara, en Málaga, la Basílica de Casa Herrera, en Mérida, o la iglesia de la ciudad de Recópolis, pero todas responden a los mismos patrones. Es cierto que varios de estos ejemplos no fueron sólo santuarios, lugares de oración, fueron además centros de trabajo y de estudio. Recópolis, en la actual Guadalajara, y todavía excavándose, fue una ciudad fundada por el monarca Leovigildo en el año 578, y fue un regalo para su hijo Recaredo. Llegaron a poblarla cerca de 20.000 personas, y rodeada de murallas, su estructura se caracterizaba por albergar una serie de terrazas (en la más alta el Palacio), la iglesia y una fábrica de moneda.

Tremis (moneda) de oro de Recaredo.
Tremis (moneda) de oro de Recaredo.

Características de la arquitectura católica

En las ciudades del reino visigodo nacían colegios o gremios y se disfrutaba de un próspero comercio. Su arquitectura también comienza a ser próspera, aunque apenas se conserven construcciones de esta primera etapa, exceptuando los monasterios de San Félix en Toledo o el de San Zoilo en Córdoba. Dichos monasterios también se definen como centros de cultura por sus bibliotecas internas. No podemos olvidar las comunidades rupestres, como la de San Pedro de Rocas en Esgos, Orense, llamados también monasterios rocosos, pues se construían excavándose en la roca.

Tumbas antropomorfas en el monasterio de San Pedro de Rocas. © Ricardo Grobas
Tumbas antropomorfas en el monasterio de San Pedro de Rocas. © Ricardo Grobas

Llegamos así al siglo VII, el siglo de oro de la arquitectura visigoda. Durante la primera mitad de la centuria se construyen abundantes iglesias, aunque la mayoría de ellas fueron destruidas. De la segunda mitad quedan numerosos ejemplos, todos construidos en lugares retirados de lo urbano, de lo mundano. Estos templos serán los que se analicen seguidamente.

San Pedro de Rocas
San Pedro de Rocas. © http://www.turgalicia.es

Iglesia de San Juan de Baños

Emplazada en Baños de Cerrato, provincia de Palencia, el templo fue fundado en el año 661 de nuestra era por el monarca Recesvinto en honor a San Juan Bautista. Se dice que agradecido por la curación a la que fue sometido de una dolencia renal en los baños romanos de aguas medicinales allí ubicados.

Iglesia de San Juan de Baños
Iglesia de San Juan de Baños © PMRMaeyaert

De una forma resumida, resaltando lo esencial, expongo que la iglesia presenta planta rectangular con tres naves separadas por columnas con capiteles corintios sobre los que descansan arcos de herradura. Su cabecera, de tres ábsides rectangulares también, fue independiente en su día, y allí se realizaban varios ritos al mismo tiempo.

San Juan de Baños, Interior
San Juan de Baños, Interior © Roinpa

Actualmente se encuentran cerrados, originando así una cabecera tripartita recta. Al exterior muestra un pórtico con arco de herradura y en su puerta interior presenta un dintel. La decoración se centra en relieves y, a decir verdad, la escultura visigoda está ligada a la arquitectura y no se conserva obra de bulto redondo. En cualquier caso no podemos olvidar que la corona votiva de Recesvinto fue colgada en su capilla principal. Lo que sí apreciamos es decoración en pilastras, pilares, capiteles, cimacios… Se trata de una decoración vegetal que viene a representar de manera muy esquemática el paraíso, y San Juan de Baños es un ejemplo perfecto.

San Juan de Baños, puerta de acceso. © PMRMaeyaert
San Juan de Baños, puerta de acceso. © PMRMaeyaert

Ermita Santa María de Quintanilla de las Viñas 

Se estudia dentro de la arquitectura visigoda denominada como madura, del siglo VII, y fue descubierta en Mambrillas de Lara (Burgos) en 1927. Ocho años después comienza a estudiarse. Fue fundada como iglesia conventual, y se trata del mejor ejemplo de iglesia con nave de crucero independiente del arte visigodo, aunque sólo se mantiene de su aspecto original la capilla mayor y el brazo del crucero, estando el resto restaurado según las huellas de las cimentaciones.

Santa María de Quintanilla de las Viñas
Santa María de Quintanilla de las Viñas, © Silberius Ermitas Visigótico

Hablemos entonces de su aspecto original: el templo presentaba tres naves con pórtico a los pies, cabecera cuadrangular y crucero, que albergaba en ambos extremos dos salas anexas a modo de sacristías. Hablemos ahora de su decoración. Se trata de relieves, y muestran un variado programa iconográfico.

iglesia_quintanilla_de_las__1306973099
Interior de la Ermita de Santa María de Quintanilla de las Viñas, Burgos © Turespaña

Escultura Visigoda en Santa María de Quintanilla de las Viñas

Escasa, sí. Escasa y unida a la arquitectura. Como en la iglesia de San Juan de Baños, como en todas las construcciones visigodas, la decoración se centra en los relieves. Así, en el templo se adornan dovelas, capiteles, capillas…así vemos decoración vegetal a base de uvas, piñas o árboles de la vida en las dovelas del arco triunfal. Por otra parte, en dos capiteles se representan al sol y a la luna como figuras humanas, ambas insertadas en un clípeo (un clípeo podemos traducirlo como medallón circular) sostenido por ángeles. ¿Qué simboliza? ¿Al Cristo? ¿La iconografía clásica per secula seculorum (por los siglos de los siglos, el eterno movimiento)?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la Capilla Mayor tenemos una lápida en la que se esculpe una figura masculina con nimbo y cruz que se encuentra flanqueada por dos ángeles. Esta figura podría ser el mismo Cristo, o tal vez un santo o un devoto. En la misma capilla tenemos otra lápida, pero se representa una figura femenina. ¿Fundadores de la iglesia? Se desconoce.

Relieve, Quintanilla de las Viñas
Quintanilla de las Viñas, Relieve. © Fundación Joaquín Díaz

En el exterior apreciamos numerosos frisos que muestran círculos decorados con figuras vegetales y zoomorfas. Tenemos el cuervo, representado varias veces, y que simboliza la resurrección, la inmortalidad, y tenemos numerosas aves, todas simbolizando el sacramento de la eucaristía, es decir, la misa. Además, vemos uno de los animales fantásticos más representados en la historia del arte: el grifo. El grifo prueba que en Santa María de Quintanilla de las Viñas, iglesia visigoda, se deja entrever influencias orientales: persas y bizantinas.

Quintañilla de las Viñas, Relieves del Exterior
Quintañilla de las Viñas, Relieves del Exterior © Jaume

Iglesia de San Pedro de la Nave

San Pedro de la Nave fue una de las últimas construcciones visigóticas antes de la ocupación árabe del año 711. Fue realizada en piedra, y los ladrillos que muestra son debido a la reconstrucción que sufrió entre 1930 y 1932, cuando el templo fue trasladado, pieza a pieza, de su ubicación original (a orillas del río Esla), debido a la construcción del embalse de Ricobayo. Se encuentra desde entonces en la localidad de El Campillo, provincia de Zamora.

San Pedro de la Nave © PMRMaeyaert
San Pedro de la Nave © PMRMaeyaert

El templo es interesante por varios motivos: planta híbrida, riqueza en los relieves, modelo de templo visigótico.

San Pedro de la Nave muestra un modelo que combina la planta cruciforme y la basilical. Consta de tres naves, la central más alta que las laterales, con crucero que sigue en el exterior con dos pórticos. Su cabecera, cuadrangular, antecedida por un espacio, también cuadrangular, muestra dos sacristías con ventanas. Las naves se encuentran separadas mediante arcos de herradura sobre pilares.

Interior de San Pedro de la Nave © PMRMaeyaert
Interior de San Pedro de la Nave © PMRMaeyaert

Pero…¿Por qué es híbrida? Existen varias interpretaciones, las más sonadas apuntan a un error de cálculo con su consiguiente cambio de canteros (al no ser el crucero cuadrado no se podían alzar los arcos torales y la nave central era más ancha, parece ser que se soluciona adosando a los muros de la nave central dos parejas de columnas más sus capiteles) y a una variación a propósito…a propósito de un nuevo modelo de iglesia, la unión de las dos iglesias: la oriental (cruciforme) y la occidental (basilical).

San Pedro de la Nave, Interior © Jose Antonio Gil Martínez
San Pedro de la Nave, Interior © José Antonio Gil Martínez

Relieves

En San Pedro de la Nave destacan tres parejas de capiteles y franjas decorativas repartidas por toda la iglesia. Los capiteles, aunque muestren temática cristiana, no se consideran visigodos, pues su forma de pirámide truncada nos remite a formas orientales (formas bizantinas). En cualquier caso, hemos dicho que son parte de la biblia en piedra, y así vemos todo un programa iconográfico que trata de enseñar dichas creencias.

Franjas Decorativas, San Pedro de la Nave, © PMRMaeyaert
Franjas Decorativas, San Pedro de la Nave, © PMRMaeyaert

Una de las parejas de capiteles nos habla de la importancia de la oración, representando, junto a las figuras de los santos Tomás y Felipe, la escena de Daniel en el foso de los leones. Otra figura, justo en frente de la primera que hemos comentado, narra la famosa escena del Sacrificio de Isaac, donde se nos enseña el simbolismo de la obediencia a Dios. Por otra parte, a los lados de la escena vemos  a San Pedro y a San Pablo, quienes personifican las dos iglesias: la judía y la de los gentiles. Esto simboliza la universalidad de la iglesia cristiana.

Capitel: Daniel en el foso de los leones © PMRMaeyaert
Capitel: Daniel en el foso de los leones © PMRMaeyaert
Capitel: Sacrificio de Isaac, © PMRMaeyaert
Capitel: Sacrificio de Isaac, © PMRMaeyaert

En la segunda pareja de capiteles vemos la figura del árbol de la vida, donde pican dos aves, y esta escena simboliza, según la idea cristiana, el sacramento de la eucaristía. La última pareja de capiteles nos muestra al fin la entrada al paraíso, y se encuentra en la capilla mayor. También vemos símbolos, como la cruz inscrita en un círculo, una flor de ocho pétalos y uvas, es decir, se muestra a Cristo, la inmortalidad y la unión en sí, lo que se entiende en este mundo simbólico como la propia religión.

Capitel: árbol de la vida picando dos aves, © PMRMaeyaert
Capitel: árbol de la vida picando dos aves, © PMRMaeyaert

Iglesia de Santa Comba de Bande

Por último citamos este templo, con un estado de conservación excelente y que se considera la primera iglesia visigoda de planta cruciforme. Fue construida durante la segunda mitad-último cuarto-del siglo VII en la localidad gallega de Bande, en la provincia de Orense. Se trata de un templo con planta de cruz griega de la que sobresale una cabecera cuadrangular que se encuentra rodeada de pequeñas habitaciones destinadas para el enclaustramiento de los monjes.

Iglesia de Santa Comba de Bande, © Baixalimiaxures
Iglesia de Santa Comba de Bande, © Baixalimiaxures

Interior de Santa Comba de Bande

Nada más entrar al templo apreciamos sus dos naves, de misma altura, cubiertas por bóvedas de cañón y ladrillos. Vemos también que las bóvedas, en su centro, se cortan formando un cuadrado sobre el que se eleva un cimborrio sustentado por cuatro arcos de herradura. Estos arcos completan el muro, y se juntan de a dos en cada esquina, es decir, que sólo dos serían completos y los otros dos se encuentranenjarjados con los primeros mencionados. Enjarjados pues las dovelas de los arcos se colocan de forma horizontal. Por encima de estos arcos arrancan los muros que sustentan el cimborrio, cubierto por bóveda de arista capialzada (peraltada).

Santa Comba de Bande, interior, © turgalicia
Santa Comba de Bande, interior, © turgalicia

Ábside de Santa Comba de Bande

Pasamos directamente al ábside, cubierto por una bóveda semicircular, y lo hacemos accediendo por un arco toral en forma de herradura. El arco muestra dos capiteles a cada lado apoyados sobre dos columnas de mármol oscuro reutilizadas, seguramente de época romana.

Santa Comba de Bande, acceso al ábside, © baixalimiaxures
Santa Comba de Bande, acceso al ábside, © baixalimiaxures

Hemos dicho que tenemos cuatro capiteles, dos a cada lado, pero no son iguales. Los dos más próximos a la cabecera (al ábside) son de época visigoda, y su técnica se considera poco depurada. Los otros dos, próximos a la nave, se consideran de época romana, pero romana provincial, con el estilo corintio degenerado.

capiteles, Santa Comba de Bande
Iglesia de Santa Comba de Bande: en primer plano vemos el de tipo romano provincial, el de detrás, próximo al ábside, visigodo y poco depurado. © Turismo-Prerrománico

Podríamos terminar de analizar el ábside hablando de la decoración pictórica, pero además de tratarse de un añadido de final de la edad media, carezco de datos, lo que sí podemos mencionar es su decoración a base de franjas decorativas que bordean la ventana a base de decoración vegetal, racimos y hojas, su decoración a base de sogueado, que influirá en el posterior arte asturiano, y la celosía de la ventana del ábside, a base de semicírculos.

Santa Comba de Bande, decoración vegetal, © Jaquintal
Santa Comba de Bande, decoración vegetal, © Jaquintal

Para comprender mejor la terminología y el contexto histórico se recomienda consultar los siguientes enlaces

Características arquitectónicas del Románico

La simbología en el arte románico

Cubiertas arquitectónicas: la bóveda

Introducción a la escultura románica

Simbología y Origen de la Iconografía Cristiana

Bibliografía consultada

(2011) TUSELL GARCÍA, G., La ocupación de la Península Ibérica por los visigodos. La tradición hispanorromana y la idea de renovatio. El Arte de la Antigua Edad Media. UNED, Madrid.

(2011) TUSELL GARCÍA, G., Las grandes construcciones visigodas. Historia del Arte de la Antigua Edad Media. UNED, Madrid.

Webs consultadas

Turismo prerrománico: el arte visigodo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s