Los órdenes clásicos

Templo de Atenea Niké © Tilemahos Efthimiadis
Templo de Atenea Niké © Tilemahos Efthimiadis

Nos encontramos en la Grecia Arcaica, y es el Ágora, o plaza del pueblo, el lugar convertido en el centro de actividades cívicas más importante. Es en esta Grecia arcaica donde la tiranía política, donde el político con escaso poder legitimado, cuando se promociona la construcción de obras públicas. ¿Para el bien del pueblo? No tanto. Más bien para que se represente en piedra el prestigio de unos tiranos. Así, con el paso del tiempo, las mejoras en las técnicas constructivas derivaron en los órdenes clásicos: El dórico, el jónico y el corintio. Con el paso del tiempo, sí, pues durante la etapa clásica griega se perfeccionan los órdenes, que responden a un canon razonado y sistematizado de elementos asociados entre sí basado en la proporción y en la simetría.

Dibujo de los capiteles de todos los órdenes
Dibujo de los capiteles de todos los órdenes

Esto de dórico, jónico y corintio ya lo codificó Vitruvio en su Tratado de la Arquitectura (libros III y IV) del siglo I a.C., añadiendo además el orden toscano, variante del dórico. En el Renacimiento León Battista Alberti  difunde las ideas en tratados como De Re Aedificatoria. Difunde las ideas de Vitruvio pero añade otro orden más: el compuesto. Son, pues, cinco órdenes arquitectónicos. Estos se mezclan, incluso surgen nuevos, pero ninguno se acepta por unanimidad entre los eruditos (sólo se aceptaban los cinco órdenes que fijó el teórico Sebastiano Serlio en 1537), excepto el conocido como orden colosal/gigante, invención de Miguel Ángel, y que se aplicó por vez primera en la cúpula de la basílica del Vaticano.

Portada de orden toscano, colegiata de Lerma © GFreihalter
Portada de orden toscano, colegiata de Lerma © GFreihalter

Descripción de los órdenes

El orden Dórico

Sus formas se definieron en el siglo VI a.C. siendo el orden más antiguo apareciendo en la región griega del Peloponeso. El Dórico es un orden sobrio y está compuesto por Elementos Sustentantes como el pedestal y las columnas, y por Elementos Sostenidos como el entablamento, sobre el que descansa el tejado del edificio construido siempre a doble vertiente. El dórico es a su vez relacionado con la forma o figura del hombre/lo masculino.

Orden dórico griego, Templo de Neptuno, Paestum © Gautier Poupeau
Orden dórico griego, Templo de Neptuno, Paestum © Gautier Poupeau

Elementos Sustentantes
Pedestal o krepis: formado por 3 escalones, dos inferiores o estereóbato, y uno superior oestilóbato.

Sobre la plataforma reposa la columna, carente en este orden de basa. Éstas están formadas de fuste, compuesto por varios tambores cilíndricos dispuestos unos sobre otros a hueso (sin argamasa).

El fuste suele ser más ancho en su parte baja y presenta engrosamiento central denominado éntasis.

Sobre el fuste se dispone el capitel, formado por el equino, de forma circular a modo de tronco de cono invertido, y por el ábaco, pieza de forma de prisma cuadrangular que remata la columna.

Bajo el equino a veces nos encontraremos con una fina moldura anular denominada collarino.

Orden dórico griego, el Partenón © Gautier Poupeau
Orden dórico griego, el Partenón © Gautier Poupeau

Elementos Sostenidos
El entablamento es el primero. Se divide en arquitrabefriso y cornisa.

El arquitrabe es una gran viga de piedra horizontal, sin decoración, que descansa sobre el ábaco del capitel.

Sobre él, y separado por una moldura muy fina, se sitúa el friso; éste dividido en triglifos, rectángulos acanalados y en metopas, pequeñas losas cuadradas que se sitúan entre los triglifos.

La cornisa se apoya sobre el friso. Consta de un ancho alero o geison para protegerla de la lluvia.

Entre la parte de la cornisa situada sobre el friso y su prolongación ascendente siguiendo las líneas de la doble vertiente se forma el frontón o tímpano.

Dórico
Dórico

Orden Jónico

Surge a fines del siglo VII a.C. y se expande a comienzos del siglo siguiente por las costas de Asia Menor y por las islas del Egeo, aprovechando la prosperidad económica y cultural de la zona, caracterizando las construcciones de las colonias griegas orientales (influencia de los Persas sobre Jonia).

Capitel jónico angular del Erecteion, Acrópolis de Atenas © Eusebius
Capitel jónico angular del Erecteion, Acrópolis de Atenas © Eusebius

El jónico presenta diferencias respecto al dórico referentes a la forma y a la proporción de los elementos que lo caracterizan, especialmente en una mayor decoración y en un canon más alargado. Se le relaciona con la forma o figura de la mujer/lo femenino.

Templo jónico griego, Templo de las Nereidas, (British Museum) © Carole Raddato
Templo jónico griego, Templo de las Nereidas, (British Museum) © Carole Raddato

Diferencias
1- Columnas que reposan sobre una basa circular formada por plinto, toro y escozia.
2- El fuste es más alargado y carece de éntasis.
3- El capitel se une a menudo al fuste mediante un collarino y posee un pequeño equino decorado con ovas sobre el que se dispone una especie de almohadillado circular con los extremos enroscados en espiral formando dos volutas.
4- El entablamento varía respecto al dórico: se divide en tres bandas cuya profundidad aumenta al ascender unas sobre otras. El friso es continuo y carece de triglifos metopas. El frontón presenta idéntica forma y función que en el dórico.

Jónico
Jónico

Orden Corintio

De origen incierto, pudo deberse al escultor Kalimachos. Es una variante del jónico profusamente empleado en época helenística y romana. En él se mantiene la forma del fuste pero varían las proporciones, un poco más alargadas. Lo que cambia completamente es su capitel.

Restos del Templo de Zeus Olímpico, Atenas © Andreas Trepte
Restos del Templo de Zeus Olímpico, Atenas © Andreas Trepte

Capitel
Su forma es troncocónica en el centro. Se decora con filas de hojas de acanto (como si fuese la acelga) superpuestas y cuatro volutas en los ángulos superiores denominados caulículas. Dicha decoración finaliza en un fino ábaco sobre el que se dispone el entablamento, cuyo friso liso y corrido como el jónico, suele estar decorado con motivos de guirnaldas y bucráneos.

Capitel Corintio
Capitel Corintio

Bibliografía Consultada

ALEGRE CARVAJAL, E., Los órdenes clásicos. Técnicas y medios artísticos (segunda edición). Madrid. Editorial centro de estudios Ramón Areces , S.A. 2011. pp. 86-90.

DE CRESCENZO, L., Historia de la filosofía griega (los presocráticos). Barcelona. Seix Barral, S.A. 1986.

MARTÍNEZ DE LA TORRE, C., La configuración de los órdenes: el dórico, el jónico y el corintio. Historia del arte clásico en la antigüedad. Madrid. Editorial centro de estudios Ramón Areces , S.A. 2010. pp. 92-97.

Anuncios

2 comentarios sobre “Los órdenes clásicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s