Origen y fases de la arquitectura gótica francesa (preclásica, clásica y radiante)

Fachada oeste de la Basílica de Saint-Denis, Francia © Amirwiki
Fachada oeste de la Basílica de Saint-Denis, Francia © Amirwiki

El conocido como Gótico Preclásico (segunda mitad del siglo XII) coincide con el territorio controlado por los reyes capetos y se interpreta como
una arquitectura al servicio del poder.
Una vez más se ha decir que la arquitectura gótica nace en Francia, en la Île-de-France.

Mausoleo de Luis XII y Ana de Bretaña en la Basílica de Saint Denis, acuarela de 1867, de Emil Pierre Joseph de Cauwer.
Mausoleo de Luis XII y Ana de Bretaña en la Basílica de Saint Denis, acuarela de 1867, de Emil Pierre Joseph de Cauwer.
Introducción a la arquitectura gótica francesa

Abadía de Saint-Denis

Aquí comienza el gótico, aquí se enterraron reyes franceses y merovingios y aquí el futuro Carlomagno fue consagrado por el Papa Esteban II en el año 754. Como se puede entender la abadía gozaba de un profundo significado simbólico para la monarquía francesa.

Planta de la abadía de Saint-Denis
Planta de la abadía de Saint-Denis

Arquitectura Gótica en Saint-Denis

En la cabecera, iniciada por el abad Suger en 1140, se combinan tres elementos clave: La Bóveda ojival, cuyos nervios se apoyan en haces de columnillas que se prolongan hasta el suelo; el uso generalizado del arco apuntado y la apertura de vanos, que dejan que la luz invada el espacio interior. Estos elementos, más la nueva planta de un presbiterio con deambulatorio y capillas radiales, lo que buscan es un lenguaje original dentro de la arquitectura y que a su vez represente una idea contundente del poder real frente al clero y la nobleza feudal. Evidentemente, el gótico tiene motivaciones religiosas y estéticas, de hecho, frente al ascetismo que en arquitectura (Cisterciense) se traduce en desornamentación predicado por Bernardo de Claraval, el abad Suger propuso apreciar la belleza en las cosas sensibles porque éstas participaban de las propiedades divinas que “brillan” en ellas.

Cabecera de la abadía de Saint-Denis © Algargosarte
Cabecera de la abadía de Saint-Denis © Algargosarte

La Catedral de Sens

La catedral de Sens (Borgoña), en la zona noreste de Francia, junto con Saint-Denis, marca también el comienzo de la arquitectura gótica. Su construcción se inicia en 1140 bajo el auspicio del arzobispo Henri Sanglier. Sens, por tanto, se debe estudiar dentro del primer gótico o gótico preclásico.

Fachada de la catedral de Sens © Manonhdl
Fachada de la catedral de Sens © Manonhdl

En ella vemos características típicas del gótico preclásico: la nave central se cubre con bóvedas de crucería sexpartitas (cada tramo cuadrado está dividido por dos nervios diagonales y un tercer nervio transversal, que es el que crea los seis plementos) y se establece un sistema de elevación en tres pisos: arquerías, triforio y ventanales.

Interior de la catedral de Sens © Parsifall
Interior de la catedral de Sens © Parsifall

A diferencia de la abadía de Saint-Denis, se abandona la tribuna y la cripta. En cualquier caso, la catedral de Sens es más robusta y más sólida que Saint-Denis pues los nervios de las bóvedas sexpartitas todavía descansan sobre un sistema de soportes alternos de pilares-columnas. Esto supone que no veamos ni sintamos un espacio diáfano (transparente) y unitario típico del gótico clásico.

Interior de la catedral de Sens © Parsifall
Interior de la catedral de Sens © Parsifall

Gótico preclásico (segunda mitad del siglo XII)

Es entre 1140 y 1200 cuando se erigen catedrales como Noyon, 1150, Senlis, 1153, Laon, 1163 y Soissons, 1175.

Todas estas construcciones presentan un mismo sistema constructivo:

-Nave central cubierta con bóvedas sexpartitas.
-Articulación del muro mediante cuatro pisos (arquería, tribuna, triforio y ventanales).
-Alternancia de los soportes (pilar-columna).
Nave central de la catedral de Soissons © Mattana
Nave central de la catedral de Soissons © Mattana
Pero, aun con todo esto, no es considerada arquitectura gótica clásica. No lo es pues en sus interiores no se aprecian grandes vanos. La tribuna lo impide. En cualquier caso se comienza a ensayar, a elevar interiores, a entrar cada vez más luz, como en la catedral de Notre Dame de París y en la de la ciudad de Laon.
Bóvedas, catedral de Laon © PMRMaeyaert
Bóvedas, catedral de Laon © PMRMaeyaert

La Catedral de Laon

Ubicada en la provincia de Aisne, región de Picardía, vemos por primera vez la unidad de conjunto perfecta: se cubre con bóvedas sexpartitas y la elevación de la nave central es de cuatro pisos. Además, en su lado oeste, se construye una fachada en la que, lo que vemos fuera se corresponde con lo que se muestra por dentro (las torres coinciden con el ancho de las naves). Fue el obispo Gualterio de Mortagne quien inició la obra en 1155 siendo consagrada hacia 1235. Esta catedral, que tras la supresión del obispado de Laon tiene rango de iglesia parroquial, es un ejemplo de la transición del románico al gótico.
Bóveda de Ojivas, Catedral de Laon, Francia © Cbyd
Bóveda de Ojivas, Catedral de Laon, Francia © Cbyd
Pero lo que destaca de la arquitectura preclásica es Notre Dame de París. Mejor dicho: sus arbotantes. Son gracias a ellos que el interior del templo tenga mayor elevación, que sus ventanas sean de mayor tamaño y que, a su vez, entre más luz. Estos arbotantes, construidos en 1180, permiten dirigir los empujes desde las bóvedas hasta los contrafuertes exteriores.
Interior de la catedral de Notre Dame de París © Lionel Allorge
Interior de la catedral de Notre Dame de París © Lionel Allorge

Gótico Clásico (primera mitad del siglo XIII)

El elemento arquitectónico que conocemos como arbotante es el que marca la evolución en el gótico pues con él se puede suprimir la tribuna al recogerse los empujes de las bóvedas en un punto más alto y los vanos pueden ocupar casi todo el espacio del muro.

Arbotantes en la catedral de Notre Dame de París © Elisa.rolle
Arbotantes en la catedral de Notre Dame de París © Elisa.rolle

Catedral de Notre Dame de París

Notre Dame se alza majestuosa en el centro de un atrio de la Île de la Citè de París. En el solar que ocupa se sabe que fue construida sobre un templo romano dedicado a Júpiter, una iglesia altomedieval del siglo VI y otra edificación del románico.

Vista de Notre Dame de París © Taxiarchos228
Vista de Notre Dame de París © Taxiarchos228

Las obras del actual edificio comenzaron en 1163 llegando a concluirse la fachada occidental alrededor del año 1200. Sin embargo, las obras duraron hasta bien entrado el siglo XIV. En lo que se refiere a su arquitectura, ésta se traduce en un templo de cruz latina y presenta cinco naves separadas por arquerías sobre pilares cilíndricos que en alzado se disponen en tres niveles que se separan mediante haces de molduras. Entre la girola y las naves laterales veremos un total de veintinueve capillas. En su fachada principal, la imagen más reproducida y famosa del templo, vemos que se articula en tres cuerpos horizontales y verticales flanqueadas por dos torres al estilo románico-normando.

Fachada occidental de Notre Dame de París © Daniel Vorndran
Fachada occidental de Notre Dame de París © Daniel Vorndran

En el cuerpo inferior se abren las tres portadas, decoradas éstas con una cuantiosa decoración escultórica religiosa. A su vez, éste cuerpo inferior está separado del cuerpo superior mediante un friso corrido con decoración escultórica (conocidas como la galería de los reyes). Por encima de las esculturas se abre el gran rosetón (construido aproximadamente hacia el 1120) que coincide con el espacio -interior- de la nave central y que se encuentra flanqueado por dos grandes ventanales.

Imafronte, fachada oeste de Notre Dame de París  © Benh
Imafronte, fachada oeste de Notre Dame de París © Benh

A continuación presenta una galería de arcos ojivales y, rematando todo el conjunto, las torres decoradas con ventanales alargados. Como se puede apreciar, además de presentar novedades como el arbotante, Notre Dame es un claro ejemplo de muestra de poder (robusteza y escultura regia) y de mística (búsqueda de lo ascensional y simbolismo de sus figuras).

Interior, Notre-Dame de París  © Sauce
Interior, Notre-Dame de París © Sauce

Catedral de Chartres

Tenemos que remontarnos a 1198 para fechar la consagración del edificio. La catedral fue erigida sobre una anterior románica que sufrió un incendio,  y su planta consta de tres naves con girola y capillas radiales. En la catedral de Chartres vemos novedades: se elimina la tribuna sobre las naves laterales y se emplean bóvedas de crucería simple (dos nervios cruzados) divididas en cuatro plementos, y, que se sustentan con un único soporte, que consiguen un interior continuo, homogéneo, y es que, si en Notre Dame era posible, en Chartres se hace realidad.

Planta de la catedral de Chartres
Planta de la catedral de Chartres

Chartres fija el modelo arquitectónico a partir del cual se desarrolla y difunde el gótico clásico. El uso de arbotantes en el exterior permite que el muro de la nave central se articule en tres pisos y como vamos viendo a lo largo de los apuntes sobre arquitectura gótica, todo ello lleva aparejada la reducción del grosor de los muros, que se pueden horadar con grandes ventanales ocupados por vidrieras a través de las cuales la luz se filtra y transforma en una claridad coloreada llena de simbolismo.

Interior de la catedral de Chartres © PMRMaeyaert
Interior de la catedral de Chartres © PMRMaeyaert

Su fachada conserva gran parte de la primitiva románica. Sin embargo, la rapidez en la construcción (26 años) dotó al edificio de coherencia y unidad estilística. También hay que considerar que la fachada situada a los pies, de triple portada (posterior a 1145), es el punto de partida de la escultura gótica. Y es que la catedral de Chartres fue en realidad un modelo para difundir la nueva forma constructiva. En cualquier caso, el gótico clásico fue variado, pues los maestros tendían a utilizar y combinar elementos diversos. En el arte gótico no gusta la repetición sino la diversidad. De todas formas la catedral de Chartres se convierte en un ejemplo a seguir. Tanto es así que con esta catedral se afianzan nuevas construcciones, como las catedrales de Reims y Amiens, fechadas en 1211 y 1220 respectivamente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gótico Radiante (segunda mitad del siglo XIII): La Sainte-Chapelle

En París, famosa por conocerse como la caja de cristal, y ubicada en el Palais de la Cité, se encuentra la famosa Sainte-Chapelle. La arquitectura gótica francesa vuelve a evolucionar.
Sí, sus templos son más altos, y veremos en ellos un mayor número de vanos además de apreciar unos arcos cada vez más apuntados. Estas características nos hablan del gótico radiante, en lengua francesa rayonnant, y que debemos traducir como multiplicación de los radios en los grandes rosetones.

Exterior, Sainte-Chapelle  © Markusmark
Exterior, Sainte-Chapelle © Markusmark

¿Cómo evoluciona? ¿Cómo se pone en práctica el Gótico Radiante?

Gracias a los avances técnicos, que son  los que permitieron que las formas fuesen cada vez más ricas y complejas. Fue a partir de la tercera década del siglo XIII cuando las filigranas de rosetones y ventanas se diseñaban mediante dibujos y se realizaban por medio de plantillas. Los nuevos templos no cuentan con tantos bloques de piedra, como sí lo hacían los anteriores, ahora, con el radiante, se dice que se gana en espiritualidad, en humanidad.

Coro, Sainte-Chapelle © Beckstet
Coro, Sainte-Chapelle © Beckstet

Sainte-Chapelle

Observando la catedral, tanto por fuera como por dentro, apreciamos que con el gótico radiante se ganó en refinamiento, en delicadeza, pero se perdió, aunque no tanto, en monumentalidad. Y es en este estilo donde la vidriera gana protagonismo y pasa a cubrir todo el espacio del muro, sirviendo la arquitectura como apoyo, como marco. Es por esto que se dice que la catedral gótica pasa a convertirse en una bella y enorme caja de cristal. En cualquier caso no se debe caer en el error de distinguir una cosa de la otra, es decir, en esta capilla, sobre todo en su interior, se conjuga la arquitectura y la decoración. Se habla de un todo indisoluble.

Capilla Alta, Sainte-Chapelle © Gnosne
Capilla Alta, Sainte-Chapelle © Gnosne

Historia y Técnica de la Sainte-Chapelle

La Santa Capilla fue construida para albergar la corona de espinas de Cristo, que servía como elemento de sacralización de los reyes de Francia y ha sido considerada como un gran relicario. Su historia comienza en 1241 cuando reliquias como la corona de espinas, parte de la cruz, el hierro de la lanza, la esponja y otras reliquias del martirio de Jesucristo fueron llevadas a Francia desde Siria y Constantinopla. Su obra comienza en 1241 finalizando siete años después, cuando es consagrada. La obra es probable que se deba a Pierre de Montreuil y en ella se superponen dos capillas: una baja para la gente común y otra alta para la corte del Rey.

Estatua de Pierre de Montreuil, fachada del Ayuntamiento de París © Harmonia Amanda
Estatua de Pierre de Montreuil, fachada del Ayuntamiento de París © Harmonia Amanda

El techo de la capilla baja se encuentra sostenido por múltiples columnas que soportan el peso de todo el edificio. Presenta bóveda de crucería y una planta de salón (rectangular, todas sus naves tienen la misma altura) de tres naves profusamente decoradas y policromadas. Además, sobre cada pilastra se levanta la estatua de un apóstol. Y, es debido a la esbeltez de las cortas columnas que se consiga una bóveda que parezca flotar en el aire.

Capilla baja, Saine-Chapelle © Benh
Capilla baja, Saine-Chapelle © Benh

Interior de la Sainte-Chapelle

Se trata de una arquitectura policromada con los colores y motivos heráldicos de la familia real. Las vidrieras representan escenas religiosas y fueron diseñadas situando a los personajes reales según sus cargos, por lo que las escenas del Rey David o el Rey Salomón están situadas cerca de las del monarca. Las ventanas (de 15,35×4,70) se encuentran divididas por cuatro ojivas y sobre éstas aparece un rosetón de seis lóbulos y dos cuatrilóbulos (trébol de cuatro hojas). Las ventanas del ábside (de 13,45×2,10) sólo tienen dos ojivas y tres trilóbulos. El rosetón, por su parte, y de nueve metros de diámetro, representa el Apocalipsis.

Rosetón representando el Apocalypsis, Sainte-Chapelle  © Didier
Rosetón representando el Apocalypsis, Sainte-Chapelle © Didier

Pero, y ya para finalizar estos breves apuntes, no sólo vemos gótico radiante en Sainte-Chapelle, sino que también encontramos el nuevo estilo en abadías como la de Saint-Denis o Saint-Germer-de-Fly, incluso en los brazos del crucero de Notre Dama de París, como también se aprecia en la catedral de Beauvais, donde alcanza un alto grado de preciosismo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para comprender mejor la terminología y el contexto histórico se recomienda consultar los siguientes enlaces

Arquitectura Cisterciense

Arquitectura y escultura románica en Francia

Características de la arquitectura gótica

La catedral gótica

Bibliografía consultada

ALEGRE CARVAJAL, E.:Francia: origen y fases de la arquitectura gótica. El Arte en la Baja Edad Media. Madrid. Editorial centro de estudios Ramón Areces , S.A. 2014. pp.97-111.

PIJOÁN, J.: El arte Gótico de la Europa Occidental. Tomo 11. Enciclopedia Summa Artis. Madrid. Editorial Espasa-Calpe, S.A. 1965

Anuncios

2 comentarios sobre “Origen y fases de la arquitectura gótica francesa (preclásica, clásica y radiante)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s