Arquitectura y escultura románica en España

Vista de la cúpula gallonada de la Catedral de Zamora © Outisnn
Vista de la cúpula gallonada de la Catedral de Zamora © Outisnn

Se estudia como respuesta al arte musulmán pero este románico hispano, románico por su estructura y simbología, cuenta con arabismos en su técnica y decoración. El conocido como Círculo de Zamora es un perfecto ejemplo para esto que se que acaba de decir, y lo veremos en estos apuntes. En este resumen se analizará el románico en tierras cristianas mediante clasificaciones y etapas, es decir, veremos varios ejemplos de los llamados Primer románico, Románico Maduro-Pleno, Románico Propio-Vernáculo y Románico Final, pues son las etapas que se aceptan y estudian en el manual (y un servidor se examina de éste).

Castillo de Loarre, Huesca © Joachim Quandt
Castillo de Loarre, Huesca © Joachim Quandt

Primer Románico

Zona: Marca Hispánica (Cataluña y Norte de Aragón). Cronología: mediados del siglo X – último tercio del siglo XI (950-1075).

¿Cuáles son sus características?

Zona libre de dominación musulmana desde el año 865, surgen así los contactos con el sur de Francia y el Norte de Italia. El románico, en estas tierras, es impulsado por el cambio de liturgia, es decir, del rito mozárabe pasan al católico-romano. A esto hay que añadir la presencia de los monjes de Cluny.

Cabecera de Santa María de Ripoll © Enfo
Cabecera de Santa María de Ripoll © Enfo
Planta de Santa María de Ripoll © Enciclopedia.cat
Planta de Santa María de Ripoll © Enciclopedia.cat

De su arquitectura, pues de la escultura no tenemos nada, decir que es un reflejo de sus contactos con otras zonas europeas. El románico lombardo deja su impronta con sus arquillos ciegos y sus bandas en resalte por toda la fachada y el arte mozárabe los arcos de herradura que vemos en San Miguel de Cuixá. Francia también se menciona, y Cluny siempre estará presente, como en los numerosos monasterios catalanes de Vic y Canigó con sus grandes cabeceras semicirculares y amplios transeptos. Además, son estos templos del primer románico los que albergan en sus interiores bóvedas de horno en sus ábsides y de cañón en sus naves. La separación de sus naves se posibilita por el empleo de arcos de medio punto sobre pilastras lisas, no sobre columnas, y es que así apean, descienden, los arcos fajones de las bóvedas (para incrementar la oscuridad). Templos como San Vicente de Cardona y la Catedral de la Seo de Urgell responden a estas características, si bien es cierto que en el último, la nave central tiene mayor altura, y sus ventanas, pequeñas y circulares, iluminan con más cantidad de luz.

Interior de la Cripta de San Vicente de Cardona © Josep Renalias
Interior de la Cripta de San Vicente de Cardona © Josep Renalias
Interior de San Vicente de Cardona © Josep Renalias
Interior de San Vicente de Cardona © Josep Renalias

Y, aunque hemos dicho que de escultura no tenemos nada, no es que haya desaparecido sino que se trata de arquitectura desnuda. Fueron pues canteros lombardos, estudiados como nómadas, los que se trasladan a esas tierras. Allí transmiten conocimientos, técnicas, y los catalanes, a su vez, difunden lo aprendido en los reinos de Aragón y Navarra. Estas tierras van unidas a la figura del rey Sancho el Mayor, quien unifica los reinos de Aragón, Navarra y León. Y, además del Castillo de Loarre, en Huesca, tenemos la peculiar cripta del Monasterio Benedictino de Leyre, en Navarra. Ésta, de planta basilical, cuenta con tres naves separadas por arcos de medio punto, doblado y peraltados, y que descansan sobre pequeñas columnas (con un fuste  muy corto) y sobre gigantescos capiteles de escasa decoración vegetal. Es uno de los lugares más peculiares del románico.

Detalle de la Cripta de Leyre, Navarra © Emvallmitjana
Detalle de la Cripta de Leyre, Navarra © Emvallmitjana

Románico Maduro o Románico Pleno

Comienza cuando “finaliza” el primer románico, estudiándose hasta la mitad del siglo XII, y es la Catedral de Santiago su eje articulador. Lo es por la introducción de la escultura monumental, por una codificación arquitectónica, en cuanto a técnica, elementos empleados y monumentalidad, y por ser culminación de un camino espiritual; además de crear, en ese mismo camino, numerosos templos, posadas y hospitales. Así, los templos de este románico cuentan con tres o cinco naves abovedadas, cabecera con girola, tribuna sobre el resto de las naves y fachada torreada. Es, como vemos, una arquitectura que sintetiza todo lo aprendido del prerrománico europeo.

Planta de la Catedral de Santiago © arquivoltas.com
Planta de la Catedral de Santiago © arquivoltas.com
Interior de la Catedral de Santiago © Georges Jansoone
Interior de la Catedral de Santiago © Georges Jansoone

Además, el triforio o andito, que sirve para acoger a los fieles, es la novedad (dentro del románico español) más importante, es el motivo principal de estas iglesias de peregrinación, como ya se apuntó al principio de la arquitectura francesa. Destaca, por supuesto, la Catedral de Santiago de Compostela, que responde a estas características, aunque recordamos su planta de cruz latina con tres naves, crucero y ábside. Impone además su nave central, cubierta por bóveda de cañón dividida en diez tramos por arcos fajones. Su escultura también destaca pues estamos ante un arte que cubre portadas, ventanas, canecillos, capiteles, tímpanos, arquivoltas…incluso los muros, que se recorren con cenefas.

Detalle del Pórtico de la Gloria, Catedral de Santiago de Compostela © Lmbuga
Detalle del Pórtico de la Gloria, Catedral de Santiago de Compostela © Lmbuga

Analizamos ahora la Puerta de las Platerías de la catedral compostelana, y resaltar sus dos conjuntos en uno. Dos en uno pues se dice que esta fachada sufrió un incendio, y lo irrecuperable, sus huecos, cobijaron figuras de otra fachada (se mantiene que de la fachada norte, la del Paraíso). Así es que se ha perdido la expresión iconográfica original, pero al menos queda el arte de varios maestros, uno de ellos Esteban, de quien se dice que también trabajó en la ciudad de León, y que deja su impronta en varios arcos y columnas. Muestra una temática bíblica, toda mezclada, así, junto a santos y a Cristo tenemos figuras vegetales y zoomorfas, y vemos un crismón. Pero, parece que no importa pues en el románico todo es a su vez simbólico, todo es una imagen de una misma imagen.

Puerta de las Platerías, Catedral de Santiago de Compostela © Lmbuga
Puerta de las Platerías, Catedral de Santiago de Compostela © Lmbuga

Otras obras de esta etapa, en León y Palencia, corresponden con templos de planta basilical que albergan tres naves y tres ábsides. Estos templos no destacan por su decoración historiada, más bien humilde en cantidad, aunque no en variedad. Son además iglesias que no cuentan con crucero que sobresale en planta pero sí con cimborrio. Estas otras iglesias son obras encargadas por el clero y siempre patrocinadas por la monarquía. Destacan la Catedral de Jaca, la Colegiata de San Isidoro de León y la Iglesia de San Martín de Frómista. La primera se distingue por crear un adjetivo, el jaqués, ya sea por ser de los primeros edificios del Camino de Santiago en ser construido, ya sea por su decoración escultórica en capiteles, vegetal y con figuras de animales. De Frómista, muy restaurada a principios de siglo XX, saltan a la vista sus más de 300 canecillos, y que decoran todo su contorno, y de la colegiata leonesa son sus arcos peraltados y lobulados, los que nos transportan al mundo mozárabe.

Iglesia de San Martín de Frómista © PMRMaeyaert
Iglesia de San Martín de Frómista © PMRMaeyaert
Ábsides, con canecillos, de la Iglesia de San Martín de Frómista © PMRMaeyaert
Ábsides, con canecillos, de la Iglesia de San Martín de Frómista © PMRMaeyaert

Románico Propio-Románico Vernáculo

En poco más de media centuria este románico se establece por toda la España cristiana. Esto significa que se mezcla con las otras arquitecturas tradicionales, es decir, con las prerrománicas. Surge así el románico-románico, el más puro hasta entonces. Pero estamos en España, y su carácter hispano siempre será una mezcla de oriente y occidente. Lo que no se puede negar es su religiosidad y su política, es decir, su románico es Europeo pues Iglesia y Monarquía están más unidas que nunca. Por lo tanto, la iglesia no sólo sirve para rezar o escuchar la palabra sagrada sino que además se utiliza para fines defensivos, como lugar de enterramiento, como mercado y como reunión de concejo, esto es, como centro de Justicia. Además, la iglesia era el centro del lugar, todo giraba en torno al templo. Sobre sus características, sobre sus propios templos, es difícil enmarcar todo bajo un mismo patrón. Así es que, siguiendo el manual de estudio por el que me guío, se van a analizar no por las actuales comunidades autónomas españolas, pues no se corresponden con las de la época románica, sino por tipologías, influencias, por sus formas constructivas….

Puente de la Reina, Navarra, finales del siglo XI (puente del Camino de Santiago) © Camilo Martinez
Puente de la Reina, Navarra, finales del siglo XI (puente del Camino de Santiago) © Camilo Martinez

-Románico Vernáculo influenciado por el Románico Maduro (iglesias de planta centralizada)

Estamos en la segunda mitad del siglo XII, estamos en ciudades repobladas que necesitan templos, por lo que son ejemplos de nueva construcción. Así tenemos las clásicas iglesias de tres naves y tres ábsides, tenemos también murallas, puentes y catedrales. Todo remite al anterior estilo, y todo es monumental, defensivo, pues son conocedores del problema que representa la dictadura de Almanzor en Córdoba una vez fallecido Al-Hakem II. Pero por otra parte están las iglesias de planta centralizada, y hay que señalar, por fuerza, Santa María de Eunate, posible centro espiritual de la Orden del Temple, y las iglesias del Santo Sepulcro de Torres del Río y la Iglesia de la Vera Cruz, de Segovia. Resaltan sus plantas poligonales, sus cubrimientos de gruesos nervios y su arquería exenta (en Santa María de Eunate), es decir, fuera del recinto. En los dos últimos ejemplos vemos lo oriental, vemos lo circular, lo octogonal…vemos Jerusalén.

Iglesia de Santa María de Eunate, Navarra © Jule Berlin
Iglesia de Santa María de Eunate, Navarra © Jule Berlin
Iglesia de la Vera Cruz, Segovia © Luidger
Iglesia de la Vera Cruz, Segovia © Luidger

-Las catedrales del círculo de Zamora

Templos de transición, así se estudian. Destacan tres, todos de nueva planta: Las catedrales de Toro, Zamora y Salamanca. Y, a pesar de empezar diciendo que son templos sencillos y tradicionales de planta con tres naves y tres ábsides cubiertas con bóveda de cañón y de crucería que cuentan con pilares gruesos y potentes muros, en estos templos brillan, hasta en los días más nublados, sus bóvedas con forma de cúpula (Toro y Salamanca con dos cuerpos de ventanas, Zamora sólo con una). Se habla de un toque oriental, pero la conversación se torna profunda si decimos que más que bóvedas son arcos reforzados por columnas, y éstos no son sólo simple decoración, son parte esencial de la construcción.

Cúpula del Cimborrio, Catedral de Zamora © Jose Luis Filpo Cabana
Cúpula del Cimborrio, Catedral de Zamora © Jose Luis Filpo Cabana
Interior, Cúpula, Catedral de Toro © monumentoszamora.260mb.org
Interior, Cúpula, Catedral de Toro © monumentoszamora.260mb.org

Historiadores como José Pijoán mantienen que son casquetes mitrados y torrecillas angulares lo que muestra el interior de los tres templos. Sigue diciendo que no hay nada igual en el mundo, que no son copias del románico del sur de Francia sino que se trata de un arte y de una arquitectura original. Mantiene a su vez que la cúpula de la Catedral de Palencia es muy parecida a estos ejemplos, y que por lo tanto no son experimentos aislados sino que a su vez influenciaron. Concluye diciendo que son ejemplos más parecidos a las obras árabes en Oriente que a los trabajos de Roma o Bizancio en el mismo lugar y que las torres de pequeñas dimensiones que muestran los ángulos son contrafuertes, por lo tanto, una vez más, sentencia que son imprescindibles en lo técnico y en lo artístico. Parece que no hay duda, los cimborrios de estos templos con su decoración gallonada y cubierta con piedra a forma de escamas, son obra de artistas que conocían la arquitectura oriental y occidental.

Interior, Cúpula, Catedral de Salamanca © Diana Olivares
Interior, Cúpula, Catedral de Salamanca © Diana Olivares
Torre del Gallo, Catedral de Salamanca  © Smensan
Torre del Gallo, Catedral de Salamanca © Smensan

-Iglesias con atrios porticados

Iglesias porticadas como la de San Esteban, en Segovia, o la de Pinilla de Jadraque, en Guadalajara, son iglesias repartidas por todo el centro del país. Poco se innova, salvo por los pórticos, aunque esto ya se veía en época mozárabe. Los pórticos pueden servir como lugar de refugio y como un catecismo al aire libre. Sus capiteles, además, eran la misma biblia en piedra. De nuevo vemos cómo la iglesia se convierte en un centro cívico además de religioso.

Iglesia de Pinilla de jadraque, Guadalajara © Juan Antonio Olañeta
Iglesia de Pinilla de jadraque, Guadalajara © Juan Antonio Olañeta

-Las iglesias de ladrillo

Debería de estudiarse dentro del arte mudéjar y para no confundir, para no enredar todo, así se hará. Pero, en un examen se podría decir que estas iglesias responden al denominado protomudejar, y comentar que Toledo, su foco más importante, es reconquistado en 1085, por lo tanto son ciudadanos islamizados. Su arte será un reflejo de su cultura, y los materiales siempre serán más pobres, aunque muy bien elaborados, además de contar con alarifes (maestros de obras) que trabajan en menor tiempo.

Iglesia de San Tirso de Sahagún, León © José Antonio Gil Martínez
Iglesia de San Tirso de Sahagún, León © José Antonio Gil Martínez

Románico Final

Según se iba analizando el románico español se añadían comentarios sobre una arquitectura oriental, islamizada, pero este final no trata sobre eso, trata sobre el ocaso románico, pues ya se había construido, en grandes dimensiones, lo que se necesitaba y aunque se seguía reconquistando, el románico era cada vez más rural. Su decoración era muy simple, y los pocos detalles que quedan muestran una factura muy tosca, esto fue debido a la novedad del pensamiento de la Orden del Císter: nada de decoración.

Ábside la de la Iglesia de Cereceda, Provincia de Guadalajara © Dominio Público
Ábside la de la Iglesia de Cereceda, Provincia de Guadalajara © Dominio Público

Para comprender mejor la terminología y el contexto histórico se recomienda consultar los siguientes enlaces

Características arquitectónicas del Románico

La simbología en el arte románico

Introducción a la escultura románica

Arquitectura románica en Francia

Arquitectura románica en Italia

Arquitectura románica en Inglaterra

La Basílica Paleocristiana en Oriente Próximo

Introducción a la Historia y Arquitectura Mozárabe

Bibliografía Consultada

(2011)  ALEGRE CARVAJAL, E., El significado y la extensión del arte románico en España. UNED, Madrid

(1980) PIJOÁN, JOSÉ., Los cimborrios en forma de cúpulas de la región castellana. Summa Artis, Volumen IX, el arte románico, siglos XI y XII. Espasa-Calpe, Madrid

(2012) KLEIN, BRUNO, La arquitectura románica en España y Portugal. Toman R., (Coordinador) El Románico. H.F. Ullmann, Postdam

Anuncios

2 comentarios sobre “Arquitectura y escultura románica en España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s