La escultura románica en Italia y Alemania

Bajorrelieve de Wiligelmo: la Creación del hombre, de la mujer y el pecado original. Catedral de Módena (Italia) © Sailko
Bajorrelieve de Wiligelmo: la Creación del hombre, de la mujer y el pecado original. Catedral de Módena (Italia) © Sailko

En Alemania apenas vemos escultura monumental y en Italia siempre queda referencia a la estatuaria romana. Eso sí, ambas esculturas reciben influencias diversas, como obras del arte románico que son.Y, también es cierto que los escultores germanos siguen trabajando el bronce, influenciados por los talleres de Hildesheim (del prerrománico alemán). Es en el norte de Europa donde siguen marcados por el arte bizantino pero prevaleciendo la fisionomía grecolatina. En ambos países se emplea una temática bíblica, se esculpe tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento. En Alemania, en la Iglesia de San Miguel de Hildesheim, destaca las puertas de bronce, la pila bautismal, también en bronce, y una columna del mismo material de cuatro metros de altura que representa escenas de la vida de Jesús.

Columna en espiral, de bronce, que narra escenas de la vida de Jesús, Catedral de Hildesheim © hildesia
Columna en espiral, de bronce, que narra escenas de la vida de Jesús, Catedral de Hildesheim © hildesia
Pila bautismal, bronce, Catedral de Hildesheim © hildesia
Pila bautismal, bronce, Catedral de Hildesheim © hildesia

La Italia románica, por su parte, aunque siempre quede unida al arte clásico, aunque siempre se estudie como una influencia directa del llamado protorrenacimiento, también recibe influencias del arte románico germano. Norte y sur, artísticamente, vuelven a permanecer unidos. Fue el escultor (y tal vez también arquitecto), Wiligelmo de Módena, quien trabajó bajo tanta diversa influencia. Y es que junto al arte alemán de los otones hay que nombrar el grecolatino y el francés de la región del Languedoc como influencia para el de Módena. Pero en realidad la fuente es la misma, el arte clásico, la Roma Antigua. Y en el fondo estamos en época románica, donde, aunque en pequeñas dosis, debe existir sobriedad. Así trabajó Wiligelmo en el exterior de la Catedral de Módena junto al maestro Lanfranco, así trabajó los relieves y las esculturas de los estípites (pilastras con forma troncopiramidal a veces invertida), del arquitrabe y los de la arquivolta del portal principal.

Bajorrelieve de la Creación del hombre, de la mujer y el pecado original, obra de Wiligelmo, Duomo de Módena © Sailko
Bajorrelieve de la Creación del hombre, de la mujer y el pecado original, obra de Wiligelmo, Duomo de Módena © Sailko

Es una obra sobria pero con vitalidad. Las escenas bíblicas, sobre todo las del Génesis y las de profetas como Enoc y Elías, son las que le inmortalizaron en la historia del arte. Tanto que inspiró una dedicatoria en el mismo templo donde los profetas esculpidos por él mismo sostienen estas palabras: “Cuanto entre los escultores tú eres digno de honor es claro ahora, oh Wiligelmus por tus obras”. Esto explica que, al igual que los profetas esculpidos que ascendieron al cielo sin fallecer, el artista es considerado un artista inmortal. Algo más mundana es su influencia en la posterior escultura románica de Lombardía y Emilia-Romagna.

Dedicatoria de los profetas Enoc y Elías a Wiligelmo de Módena © Sailko
Dedicatoria de los profetas Enoc y Elías a Wiligelmo de Módena © Sailko

Otros artistas menos románicos, más góticos o simplemente más artistas, es decir, más independientes, son Benedetto Antelami y Nicola Pisano. El primero preludia el gótico, el segundo tambalea la fecha del inicio del Renacimiento. Otro Pisano, de nombre Bonanno, trabaja en su ciudad natal realizando en bronce las puertas del Duomo y las de San Raniero, ya en el interior del templo. El Pisano va por libre, sin influencias. Eso sí, todos dejan sus obras por Italia, incluso en Sicilia, y todos beben de las mismas fuentes, todos marcan el camino a los artistas del Quattrocento.

Puerta de San Raniero, obra de Bonanno di Pisa  © Joanbanjo
Puerta de San Raniero, obra de Bonanno di Pisa © Joanbanjo

Antelami trabaja en Parma, en su catedral y en su baptisterio como escultor y como arquitecto. Su obra más lograda es un Descendimiento que se encuentra en la Catedral de Parma. Son las últimas décadas del siglo XII. Antelami además parece que trabaja en la iglesia de San Trófimo, en Arlés, Francia, y conoce de lleno el novedoso gótico de la mano del propio Abad Suger.  Y es a partir de entonces cuando en Italia todo cambia, todo vuelve a ser casi como antes…

Descendimiento, obra de Benedetto Antelami, Catedral de Parma © Sailko
Descendimiento, obra de Benedetto Antelami, Catedral de Parma © Sailko

Para comprender mejor la terminología y el contexto histórico se recomienda consultar los siguientes enlaces

Arquitectura románica en la península Italiana

Introducción a la escultura románica

Características arquitectónicas del Románico

La simbología en el arte románico

Arte románico: el desnudo humano y el Pantocrátor

Bibliografía Consultada

(2011)  ALEGRE CARVAJAL, E., Pintura y escultura románica. UNED, Madrid

(1994) VV.AA. El arte románico. Historia del arte. Editorial Nerea, Madrid

(2012) UWE GESE., La escultura románica. Toman R., (Coordinador) El Románico. H.F. Ullmann, Postdam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s