La Basílica Paleocristiana

Actual fachada principal, San Juan de Letrán, Roma, © Ferras

Fachada principal de la Basílicas de San Juan de Letrán, Roma © Ferras

Oriente y Occidente, Licino y Constantino. El año 313 es el año de la Paz de la Iglesia y por tanto el inicio de una libertad religiosa. Los cristianos son los que más se benefician pues éstos eran perseguidos al no reconocer al emperador como divino.
Los cristianos, al dejar de sufrir persecuciones, no tienen que esconderse en ninguna casa para reunirse, y es a partir de ese momento cuando lo hacen en sus iglesias, del griego ecclesia, es decir, asamblea. Pero a diferencia del mundo pagano, el templo cristiano no es sólo la casa de la divinidad, lo es también de todo fiel.

800px-SanGiovanniChiostro10

Claustro de la basílica de San Juán de Letrán © Lalupa

Estructura de la Basílica Paleocristiana

A la basílica paleocristiana le precede un atrium (patio cuadrangular y porticado con fuente en el centro conocido como cantharus) y un nártex (nave transversal o vestíbulo reservada a los catecúmenos, es decir, a los todavía no bautizados, y a los penitentes ). Si seguimos accediendo veremos que generalmente se dividen en tres o cinco naves y que la central es siempre más ancha y alta que las laterales, así se abre en sus muros ventanales y así se ilumina con más intensidad su interior. Las naves se encuentran separadas por columnas unidas por arquitrabes o, también, por arcadas. No hay que olvidar que en algunos casos se ha llegado a habilitar sobre las naves laterales unas tribunas conocidas como matroneum. Un gran arco triunfal corona la nave central, éste abierto a la nave transversal del crucero o transeptum.

basilica_paleocristiana_planta

Estructura de una basílica paleocristiana © apuntes.santanderlasalle.es

Para llegar a la parte principal de la basílica, la cabecera o presbiterio, se debe atravesar unas gradas. Ésta es de planta semicircular y en su centro veremos el altar, cubierto por un baldaquino o ciborium. Aquí reposa los restos del mártir. Al fondo nos encontramos con la solea o bema, lugar reservado para los presbíteros. Llegamos así al ábside, única zona abovedada de la basílica. Las naves, por su parte, se cubren con madera plana dividida en casetones. Naves ocupadas por hombres a la izquierda y por mujeres a la derecha. El coro, en la nave central, es ocupado por el clero menor y a los lados veremos los ambones o púlpitos. En el de la izquierda se leía el evangelio y en el de la derecha las Epístolas.

1280px-Basilica_st_Giovani_in_Laterano_2011_11

Vista de la cubierta de las naves en San Juán de Letrán, Roma, Italia © Karelj

La basílica paleocristiana en occidente

Después de analizar las características de la basílica paleocristiana es hora de resumir sus dos grandes ejemplos en occidente. Así tenemos la Basílica Lateranense (madre de todas las iglesias cristianas) y la antigua basílica de San Pedro (remodelada en el pleno Renacimiento).

La Donación de Roma (de Constantino), por Rafael Sanzio, 1520-1524, Museos Vaticanos, Roma, Ciudad del Vaticano

La Donación de Roma (de Constantino), por Rafael Sanzio, 1520-1524, Museos Vaticanos, Roma, Ciudad del Vaticano

Estas dos basílicas son consideradas Constantianas. La primera, la Basílica Lateranense, dedicada a San Juan, de ahí que también se le nombre como San Juan de Letrán, es el origen de todas las iglesias cristianas. Lateranense pues la iglesia se erigió en los terrenos de un antiguo cónsul romano llamado Sextus Lateranus y es que el emperador Constantino cedió el palacio y los terrenos al Papa para que así la iglesia tuviese una sede central, una residencia oficial. Pero en lugar de abundar en sus modificaciones, pues se analizarán en el arte barroco italiano, se resumirán sus primeras características.

800px-2009-04-13_ConstantineTheGreat_York

Estatua del emperador romano Constantino enm lam ciudadm inglesa de York © Gernot Keller

Es decir, que contaba con cinco naves, la central más ancha y alta que las laterales, separadas por cuatro filas de columnas. Sobre los capiteles de estas columnas, y según el historiador del arte alemán Richard Krautheimer, descansaban arquitrabes. Siguiendo las lecciones del mismo, el transepto es posterior, de bien entrado el periodo medieval, pues sigue diciendo que en época de Constantino las naves laterales internas de las basílicas estaban cortadas por alas de menor altura, y éstas harían de sacristías. Las cubiertas, por su parte, tenían dos vertientes, cerradas con techo a base de casetones. La nave central sustentaba un arquitrabe y las otras arcos. De su transepto arrancaba un ábside semicircular, con el altar en medio de la nave transversal.

Interior actual de San Juan de Letrán, remodelada por Borromini en el siglo XVII © Tango

Interior actual de San Juan de Letrán, remodelada por Borromini en el siglo XVII © Tango

Antigua Basílica de San Pedro

San Pedro fue martirizado en la colina Vaticana de Roma, ahí es donde se construye el otro gran templo de la cristiandad en las primeras décadas del siglo IV. Y, de nuevo pasamos de analizar las remodelaciones posteriores, pues se hará en las entradas dedicadas al Renacimiento y al Barroco de Roma. Por ahora me limito a mencionar su origen. Lo hago gracias a las pinturas, como las realizadas por el artista Tiberio Alfarano allá por el siglo IV, y por el renacentista Rafael Sanzio, que nos ha legado la historia del arte. Es en ellas donde vemos una basílica de cinco naves separadas por columnas de mármol tomadas de edificios paganos.

Basilica_di_San_Pietro_1450

Dibujo del siglo XIX por H.W. Brewer de la antigua Basílica de San Pedro, tal como se cree que lucía alrededor del año 1450. El Obelisco Vaticano se halla a la izquierda, aún en pie, sobre el sitio donde fue erigido por orden del emperador Calígula en el año 37.

La basílica paleocristiana en oriente

Si en la de occidente se emplea una basílica de planta rectangular, en oriente se prefiere la central, es decir, plantas circulares, octogonales y de cruz griega. Las cubiertas vemos que están abovedadas y sus cúpulas van sobre pechinas, los triángulos esféricos que ya se analizaron en las entradas referentes al arte bizantino. En cualquier caso, y para recordar, decir que las pechinas facilitan el paso de la superficie cuadrada de la planta a la circular de la cúpula.

Catholicon, Basílica del Santo Sepulcro, Jerusalén, ©  Poco a Poco

Catholicon, Basílica del Santo Sepulcro, Jerusalén, © Poco a Poco

La Iglesia de la Natividad (Belén) y La Basílica del Santo Sepulcro (Jerusalén)

De la construcción original pocos son los restos que se mantienen de estos dos templos pero se sabe que ambos se construyen durante las primeras décadas del siglo IV (325-335) y que ambos conmemoran episodios relevantes de la vida de Jesucristo: nacimiento, muerte y resurrección. Y fue así que Santa Elena, de nombre Flavia Iulia Helena, madre del emperador Constantino, viajó como peregrina (con escolta imperial), aunque casi que se debería decir que como “arqueóloga”, hacia Tierra Santa para encontrar los lugares exactos donde nació y fue crucificado Jesús. Se dice que al final de su viaje encontró lo que buscaba, y su hijo, el emperador convertido, mandó construir los templos.

Estatua sedente de Flavia Iulia Helena (Santa Helena), Museos Capitolinos, Roma © Anthony M.

Estatua sedente de Flavia Iulia Helena (Santa Helena), Museos Capitolinos, Roma © Anthony M.

El primero de ellos, siempre según la tradición, sobre el Portal de Belén. Este templo sigue el modelo occidental en el acceso, es decir, que tras pasar el atrio se llega a las cinco naves de la basílica. Son estas cinco naves las que nos conducen a un cuerpo octogonal que veremos cubierto por una cúpula. La cúpula es trascendental para el mundo cristiano pues corona el lugar donde según la tradición nació Jesús. En este mismo espacio central también vemos un martyrium, y simboliza no la muerte sino el nacimiento del profeta.

Interior de la Iglesia de la Natividad, Belén

Interior de la Iglesia de la Natividad, Belén

En la Basílica del Santo Sepulcro, y al igual que en la Iglesia de la Natividad, se accedía por un atrio que llevaba a las cinco naves. Se accedía sí pues las restauraciones que sufrió a lo largo del siglo XII por los cruzados dificultan los estudios sobre su planta original. Volviendo a su análisis, y quedándonos en sus cinco naves, éstas nos conducen a un ábside con doce columnas que representan los doce apóstoles. Un ábside que goza de especial atención pues se dice que allí se encontraron los restos de la cruz donde Jesús fue martirizado. Ya en un espacio posterior nos encontramos con una edificación de planta circular. Aquí es de nuevo donde nos encontramos con otro episodio de la vida del profeta, su sepulcro, y aquí es donde vemos un perfecto ejemplo de fusión de planta basilical y central. Es un espacio híbrido, como el martyrium de la Iglesia de la Natividad, pero en este caso no simboliza el nacimiento sino la muerte de Jesús.

Aspecto actual del exterior de la Basílica del Santo Sepulcro © Jlascar

Aspecto actual del exterior de la Basílica del Santo Sepulcro © Jlascar

Arquitectura Paleocristiana en Siria (antecedente del Románico)

¿Seis siglos anterior a la arquitectura románica occidental?

No es de extrañar que las torres que flanquean la fachada de la Basílica de Turmanin, sin atrio, o ábsides como los del Monasterio de Kalat Simân (Castillo de Simeón) anticipen el románico. Tampoco que veamos en la decoración de dicho monasterio columnas adosadas, arquillos ciegos y ménsulas, como si fuese un templo románico más del norte italiano (románico lombardo).

Plancha metálica, Simeón el Estlita, año 390, Museo del Louvre, París

Plancha metálica, Simeón el Estlita, año 390, Museo del Louvre, París

Las ruinas del monasterio de San Simeón el Estilita muestran una construcción de inicios del siglo V. El centro de atención se dirige al patio octogonal donde se levanta la base de una columna, una piedra, donde el santo (Simân) hizo penitencia (se dice que por varios años). A este octógono se abrían cuatro amplias basílicas de tres naves cada una que originan una planta centralizada de cruz griega. ¿Pero por qué se habla de un antecedente del románico en Siria?

Basílica de Karab Shams, Aleppo, Siria, © Jim Gordon

Basílica de Karab Shams, Aleppo, Siria, © Jim Gordon

Líbano, el país vecino, contaba con más madera. Siria en cambio se ha sabido manejar muy bien con grandes bloques de piedra, manteniendo así, y durante siglos, sus templos. Ni los terremotos han podido a lo largo del tiempo con ellos.

Ábside, San Simeón el Estlita, Aleppo, Siria © Bgag

Ábside, San Simeón el Estlita, Aleppo, Siria © Bgag

Llegamos así a los dos factores que explican el por qué de la influencia mutua pues no se puede negar que occidente tiene, desde antiguo, cierto aroma oriental. Uno de los factores son las relaciones comerciales. Sí, pues muchos sirios, de tradición comerciante, poseían colonias en las actuales Francia y España. No exportaron un arte refinado, como el de su capital Antioquía, sino un arte de interior bien conocido por monjes y mercaderes. El otro factor está relacionado con las invasiones árabes.

Basílica de Mushabbak, Aleppo, Siria © Varun Shib Kapur

Basílica de Mushabbak, Aleppo, Siria © Varun Shib Kapur

No es que los musulmanes fuesen intolerantes con los sirios, sino que éstos últimos no estaban por la labor de aguantar las peculiaridades de los nuevos amos. Así fue que durante el siglo VII muchos sirios abandonaron sus tierras para establecerse en Europa, donde tenían socios y parientes. Muchos llevaron consigo su arte y artesanía. Por este motivo la arquitectura prerrománica y románica tiene, en varios casos, un toque de oriente, sobre todo en lo artístico.

Bibliografía consultada

(2011) GONZÁLEZ VICARIO, M.T.: La Basílica Paleocristiana. Introducción al Arte Cristiano. UNED, Madrid.

(1980) Pijoán, J.: Las iglesias y cenobios primitivos de Siria y Haurán. El Arte Cristiano Primitivo, Summa Artis Volumen VII. Espasa-Calpe, Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s