Historia y arte del califato abasí

Harún al-Rashid recibiendo la visita de una delegación de Carlomagno, 1864, pintura de Julius Köckert
Harún al-Rashid recibiendo la visita de una delegación de Carlomagno, pintura de Julius Köckert (1864)

Año 750: los partidarios de Alí se sublevan y acaban asesinando a Marwán II (último califa omeya) junto a prácticamente toda su familia. Un día después es nombrado califa de los abasíes Abul `Abbas al-Saffaḥ, que descendía de un familiar directo (tío) del profeta Mahoma. Este primer califa gobierna durante cuatro años.

¿Hubo cambios con este califato?

Sí, numerosos, pues Damasco deja de ser la capital. De Siria se trasladan a Irak. Primero Kufa y poco después Bagdad se nombran capitales. Les seguirían Raqqa (ciudad siria fronteriza con Irak) y Samarra, aquella que se traduce como “encantado está el que la ve”. Así, vemos que el poder administrativo se aleja de Siria, aunque también se aleja el poder espiritual de Arabia. Es Irak el eje articulador del califato, donde se une lo político y lo religioso, sirviendo como modelo la antigua Persia Sasánida.

Plano de Bagdad, 150-300 después de la Hégira
Plano de Bagdad, 150-300 después de la Hégira

Por lo tanto, los cambios son significativos y es en su urbanismo, con su arquitectura religiosa, funeraria y civil, más con su decoración y artes suntuarias donde se muestra. Pero quizás es cierto apuntar desde un principio que el califato abasí, antes de su desintegración, dura desde 750 hasta 950 (aprox.), siendo con el califa Harún al-Rashid cuando el califato viva su punto álgido en lo cultural. Aunque en realidad el califato permanece hasta 1258, cuando al-Mustasim, último califa abasí de Irak, cae ante el ejército mongol.

Mapa del califato abásida en su máxima extensión, año 850 © Gabagool
Mapa del califato abásida en su máxima extensión, año 850 © Gabagool

De todas formas todavía tenemos califato abasí en la historia, pues hubo un califa (títere) en Egipto desde 1262 bajo el sultanato de los Mamelucos (antiguos esclavos de los abasíes). El fin llega en 1517, cuando los otomanos sustituyen a los mamelucos en el poder.

Un mameluco guiando a su caballo, pintura de Carle Vernet
Un mameluco guiando a su caballo, pintura de Carle Vernet

Arquitectura Religiosa Abásida

Samarra, en Irak, cuenta con numerosos restos arqueológicos. Son monumentos a base de ladrillo y adobe, pero un adobe a la antigua, es decir, barro y paja secado al sol.Sin cocer al fuego, como se hacía en la antigua Mesopotamia. Por otra parte, la arquitectura religiosa abásida, tras la desintegración del califato, influye en la posterior construida en Egipto (Mezquita de Ibn Tulun) y en Túnez (Gran Mezquita de Kairuán).

Gran Mezquita de Samarra, Vista aérea
Gran Mezquita de Samarra, Vista aérea

Destacan la Gran Mezquita y la Mezquita de Abu Dulaf, ambas del siglo IX, ambas bajo el reinado de al-Mutawakkil (847-861). La primera, considerada la mezquita de mayores dimensiones del mundo islámico, y prácticamente destruida, se presentaba con un aspecto de fortaleza. Sus cuarenta y cuatro torres semicirculares y sus dieciséis puertas de acceso lo avalan. Al exterior vemos que se encuentra separada por la ziyada, es decir, un espacio interior que sirve de aislante, en este caso, del bullicio urbano. La ziyada separa lo que es el espacio sagrado y el espacio profano.

Alminar de la Gran Mezquita de al-Mutawakkil, Samarra, Irak, siglo IX. © www.theatlantic.com
Alminar de la Gran Mezquita de al-Mutawakkil, Samarra, Irak, siglo IX. © http://www.theatlantic.com

Ya en el interior, vemos que se refleja la grandeza del califato abásida en sus veinticinco naves separadas por pilares octogonales de ladrillo y columnas de mármol. Su mihrab, también de grandes proporciones, se encontraba acompañado por dos pares de columnas de mármol rosado. Se deduce que la decoración continuaba con mosaicos dorados, con nácar, con marfil….Vemos también que La Gran Mezquita inicia la tipología de mezquita fortificada de grandes dimensiones, patios cuadrados, pórticos y numerosas naves, así tenemos la de Abu Dulaf, ésta con diecisiete naves perpendiculares a la qibla.

Manuscrito abásida © Danieliness
Manuscrito abásida © Danieliness

El Alminar de al-Mutawakkil

Dentro de la arquitectura religiosa abásida destacan los alminares o minaretes (torre desde la que el muezín llama a los fieles para la oración), sobre todo el de la Gran Mezquita de al-Mutawakkil, construido en el siglo IX,  y que se encuentra en origen unido por un puente a la mezquita. Conocido también como al-Malwiya por su forma en espiral, se ha querido ver la influencia ejercida por los zigurats mesopotámicos. Pero en realidad se entiende como una influencia ejercida por la arquitectura local, es decir,sasánida, que a su vez recogieron de las torres existentes en los espacios sagrados de Damasco bajo ocupación romana. ¿Qué función tenían? Se desconoce pero los musulmanes adecuaron estas torres para su culto.

Minarete, Mezquita de Al-Mutawakkil © IgorF
Minarete, Mezquita de Al-Mutawakkil © IgorF

Este alminar construido en ladrillo cocido se trata de una gran torre en forma de tronco de cono que se levanta sobre una plataforma cuadrada y maciza decorada con nichos. Es a partir de su lado sur  donde vemos que se inicia una rampa externa y en espiral (de ahí al-Malwiya) con cinco vueltas. Éstas terminan en una pequeña construcción circular y abovedada. Posiblemente, la última parte debía estar tapada por una cubierta de madera, para así dar sombra al muezín, que se supone entonaba el azan, es decir, el ‘canto‘ de las cinco oraciones diarias que todo musulmán ha de realizar.

El Almuédano (Muezzin), por Jean-Léon Gérôme
El Almuédano (Muezzin), por Jean-Léon Gérôme

Mausoleo de Qubbat al-Sulaibiya

Se concluye este breve paseo por la arquitectura abásida con el mausoleo, que no se encuentra dentro de las tipologías más comunes, pues el propio profeta lo había prohibido por ser un edificio ostentoso y en consecuencia, iba en contra de los principios igualitarios del Islam. No obstante, el primero se construyó con la dinastía de los abasíes en el año 862, siendo erigido para el califa al-Muntasir, hijo de al-Mutawakill.

Mausoleo Qubbat al-Sulaibiya, Samarra, siglo IX © Archnet.org
Mausoleo Qubbat al-Sulaibiya, Samarra, siglo IX © Archnet.org

El Mausoleo presenta la cámara sepulcral bajo el suelo, y el edificio, de planta octogonal, un deambulatorio o galería abovedada que rodea la sala funeraria cuadrada cubierta por una cúpula. En el exterior vemos cómo en el octógono se han practicado amplios vanos, teniendo la estructura del sepulcro amplia repercusión en la arquitectura funeraria del mundo musulmán.

Moneda abásida,  Bagdad, Iraq, 765 © PHGCOM
Moneda abásida, Bagdad, Iraq, 765 © PHGCOM

La ciudad redonda abasí: Bagdad

Mediados del siglo VIII. El Imperio Islámico, tras un siglo de conquistas, decide fundar ciudades y establecerse en Bagdad, actual Irak. Antes lo hizo, debido a dichas conquistas, en la cuenca del Mediterráneo. Y es que el poder administrativo se aleja de Siria, aunque también se aleja el poder espiritual de Arabia. Irak es ahora el eje articulador del califato, donde se une lo político y lo religioso, sirviendo como modelo la antigua Persia Sasánida. También se aleja de modelos urbanos grecorromanos, y el mejor ejemplo, sin duda, lo encontramos en la antigua ciudad de Bagdad, fundada por el califa al-Mansur en el año 762.

Bagdad, reconstrucción digital de la ciudad. original fundada por Al-Mansur en 762.
Bagdad, reconstrucción digital de la ciudad. original fundada por Al-Mansur en 762.

Y así nos encontramos con el famoso modelo de puerta en recodo tomado de laarquitectura bizantina (aunque algunos mantienen que es puramente árabe). En los croquis adjuntos se aprecia el modo de uso, donde vemos que la primera puerta queda mirando hacia la muralla, así los atacantes quedan expuestos al flanco. Pero, imaginemos que consiguen atravesar dicha puerta, ¿qué ocurre? Pues que se encontrarían con al menos tres problemas. El primero de ellos significa otra puerta más, el segundo se traduce por un espacio reducido para el ataque a base de arietes y el último, la bóveda, pues ésta podría “abrirse” y coger por sorpresa al agresor, quedando éste expuesto al ataque.

Croquis, puerta en recodo
Croquis, puerta en recodo

Y, volvamos a imaginar, a suponer, que hemos accedido. ¿Qué nos encontramos tras los muros? Dentro de este recinto, por donde se extiende la propia ciudad laberíntica, irregular, liosa, apreciamos su trazado circular (uno que aislaba el centro, la zona palaciega, pues es una zona pensada para la vida privada de la ciudad, pero sobre todo para la seguridad del califa). Y es que todo giraba en torno a él. De todas formas no reinaba el caos. Como hemos visto tenían sus normas, sus estrategias defensivas. También tenían, por supuesto, sus edificios principales. Así sabemos, por antiguos documentos, pues de la ciudad redonda sólo queda eso, documentos, que en el núcleo urbano se encontraban la aljama (mezquita mayor), la madrasa (escuela teológica), un inmenso jardín y las importantes zonas comerciales. Después seguían los barrios residenciales y los arrabales (los suburbios).

Torre con bóveda abierta
Torre con bóveda abierta

Todo lo descrito fue edificado con ladrillos cocidos al sol. Por otra parte, su diámetro medía cerca de 2.700 metros, encontrándose rodeado por un foso y dos murallas concéntricas con cuatro puertas (enfrentadas de dos a dos y unidas por cuatro calles con el centro de la ciudad). De todas formas su urbanismo fue su perdición. No pudo crecer más. La solución fue fundar otra, al noroeste, también junto al río Tigris, y al igual que Bagdad fue una ciudad amurallada, pero ésta, en lugar de circular, lo fue escalonada. Nacía así Samarra, la que se traduce como encantado está el que la ve.

Bagdad, reconstrucción digital de la ciudad. original fundada por Al-Mansur en 762.
Bagdad, reconstrucción digital de la ciudad. original fundada por Al-Mansur en 762.

La decoración de los abásidas

La tradición mesopotámica de construir en ladrillo y en adobe obligaba a los edificios abásidas revestirse de piedra o madera pero también de una decoración en estuco policromado. Un estuco que se consigue mezclando cal, yeso y arena o polvo de mármol o de alabastro. Una vez seco se aprecia suavidad y lisura pero también fragilidad. Aquí nos paramos y recordamos los tres estilos denominados A, B y C estudiados por los arqueólogos e historiadores Ernst Herzfeld y Keppel Creswell.

Estilo 'A'
Estilo ‘A’

En los dos primeros se modelaba la forma sobre el estuco, todavía fresco, y se tallaba la superficie con profundos surcos para resaltar el ornamento sobre un fondo oscuro. En elestilo A, relacionado con la decoración del palacio omeya de Mshatta, los sarmientos y las hojas de parra ocupan todo el espacio. Son motivos geométricos, con poco movimiento. El segundo estilo, el B, denota influencia sasánida, puro orientalismo. Se trata de una decoración menos naturalista, es decir, comienza a ser más plana y estilizada. Esta especie de ‘manierismo oriental’ es circular, cobra vida.

Estilo 'B'
Estilo ‘B’

Por último, el estilo ‘C’,  y conocido como “el biselado“, se trata de un estilo, según unos autóctono, abasí, y según otros originario del Asia Central traído por las tropas turcas del califa. Pero esta tipología “tiene truco” pues no es tallado sino que se trata de moldes. Por otra parte, la decoración, vegetal, roza la abstracción, y sus relieves bajos impiden los contrastes lumínicos. Sobre este último estilo terminamos diciendo que comienza a ser protagonista en el posterior arte abásida, como podemos apreciar en el palacio de Balkuwara de la ciudad de Samarra.

Estilo 'C'
Estilo ‘C’

Bibliografía Consultada

(2011) GONZÁLEZ VICARIO, M.T. El Arte Islámico: Origen y Expansión. Editorial Universitaria Ramón Areces, Madrid.

(1996) YARZA LUACES, J./BORRÁS GUALIS, G. El Arte de los Abásidas. Espasa-Calpe, S.A., Madrid.

Webgrafía

Qantara, Patrimonio Mediterráneo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s