Historia y arte religioso omeya

Mezquita Omeya de Damasco © Spielvogel
Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Spielvogel

Los Omeyas se nos presentan como una dinastía hereditaria. No fue elegida, como la de los califas bien guiados, según la tradición sunní.

¿Quiénes fueron estos Califas, los Bien Guiados?

Los Bien Guiados, también llamados Califas Ortodoxos, fueron cuatro:

Abu Bakr as-Siddiq (se dice que fue el primer hombre en abrazar la fe musulmana y compañero inseparable del profeta, además, éste se convirtió en su yerno).

Umar ibn al-Jattab (primero contrario al Islam, después convertido a la nueva Fe, y suegro del profeta).

Uthman Ibn Affan (bisnieto del tío bisabuelo de Mahoma y yerno del profeta, pues se casó con dos de sus hijas).

Ali Ibn Abi Talib (primo y también yerno del profeta Mahoma, pues estaba casado con Fátima).

Beduinos en el desierto sirio © Yeowatzup
Beduinos en el desierto sirio © Yeowatzup

En ciertas listas se incluye un quinto califa otodoxo: Hasan ibn Ali (hijo de Alí). Y es que no todos los musulmanes aceptan la lista. Tenemos dos casos: lo que opinan los Chiíes, que consideran como único califa elegido Alí (además de sus imanes chiítas), y lo que mantienen los Jariyitas (abadíes), esto es, que sólo los dos últimos califas de la lista fueron los bien guiados, los elegidos.

Minaretes de la Mezquita del Profeta, Medina, Arabia Saudita © Omar Chatriwala
Minaretes de la Mezquita del Profeta, Medina, Arabia Saudita © Omar Chatriwala

¿Fueron elegidos los Omeyas?

Unos dicen que sí y otros que son usurpadores, pues no son descendientes directos del profeta. La familia Omeya pertenecía al clan de los Joraichitas, también conocido como el clan de los qurays (el mismo clan al que pertenecía el profeta Mahoma), de hecho el tercer profeta ortodoxo, Uthman Ibn Affan, Otmán, fue un Omeya. Bien, pero, volvemos a preguntarnos, ¿Fueron o no fueron elegidos? Y, ¿Quién fue el primer califa, electo o no, de los Omeyas? El Islam, como cualquier otro imperio, se preocupó desde un principio de dirigir y administrar su poder.

Café matutino en el Negev, © Steve Evans
Café matutino en el Negev, © Steve Evans

Ya Otmán había levantado celos entre, digamos, los musulmanes primitivos, pues no le reconocían como califa (eran partidarios de Alí), y le acusaban de favoritismo hacia los miembros de su familia (sobre todo a la hora de repartir botines de guerra). Al poco tiempo Otmán muere asesinado por sus detractores y Alí ocupa el puesto de Califa.

Expansión del islam hasta la caída de los Omeyas.
Expansión del islam hasta la caída de los Omeyas.

Es otro omeya, Muhawiya I, gobernador de Siria, el primer califa de la dinastía. Él mismo se nombra Califa en el año 660. Lo hizo porque entendía que ese puesto le pertenecía pues había obtenido una importante victoria contra los Bizantinos. Como no aceptaba al califa Alí se libró una guerra, de la que sale vencedor, pero no fue este el motivo de su proclamación oficial. Un año más tarde, en 661, Alí es asesinado y Muhawiya considerado su sucesor. Ahora ya es oficial. Cierto es que ayudaron mucho los botines y los territorios que fue consiguiendo para calmar los ánimos, pero no fueron suficientes para aplacar el profundo odio que seguían sintiendo los partidarios de Alí.

Patio, Mezquita Omeya, © Noor Khayat
Patio, Mezquita Omeya, © Noor Khayat

En cualquier caso, Muhawiya inicia una dinastía que dura casi una centuria (661-750) con capital en Damasco. Traslada la capital a Siria, con un poder absoluto, a la manera de persas y bizantinos, quedando ciudades como La Meca y Medina, los centros espirituales, sin relevancia política. Y, hemos dicho que sigue la expansión musulmana, pero no que se centra en el dominio del Mediterráneo, y es que llegaron a controlar completamente la Península Ibérica, e incluso el sur de Francia, pero perdieron la Batalla de Poitiers (batalla de Tours) frente a las tropas de Carlos Martel en el año 732, frenando así la expansión por occidente.

Batalla de Poitiers, en octubre de 732, por Charles de Steuben (Museo del castillo de Versalles, Francia)
Batalla de Poitiers, en octubre de 732, por Charles de Steuben (Museo del castillo de Versalles, Francia)

Esto fue sin duda un duro golpe para las pretensiones de los Omeyas, muy debilitados. Además, con el tiempo se le sumaron problemas, viejos problemas, como luchas internas y el acoso constante de los partidarios de Alí. Éstos se sublevan y acaban asesinando a Marwán II, último califa omeya, y a prácticamente toda su familia, salvándose de entre ellos Abd-al Rahman, el futuro emir de Córdoba, el que restaurase la dinastía Omeya. Pero esa es otra parte de la historia…

Estatua de Abd al-Rahman, Almuñécar, Granada, España © Noel Walley
Estatua de Abd al-Rahman, Almuñécar, Granada, España © Noel Walley

La mezquita de los Omeyas

La gran Mezquita de Damasco, modelo de numerosas construcciones posteriores dentro y fuera de Siria, ha sufrido incendios, saqueos y terremotos, además de las restauraciones poco afortunadas que no han hecho justicia a uno de los centros sagrados más destacados de la arquitectura islámica, como tampoco lo son, por otra parte, los horrores de la guerra que sufre su propio pueblo.

Vista general de la Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Bernard Gagnon
Vista general de la Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Bernard Gagnon

Y, centrándonos en su historia y en su arquitectura, fue el califa omeya al-Walid, 668-715, que gobernó entre 705 y 715, quien manda construir la Gran mezquita de Damasco sobre el lugar donde fue adorado Hadad, es decir, la antigua divinidad asiria de la Tormenta, el lugar que a su vez ocupó en el siglo I a.C. un templo romano erigido a Júpiter que fue además el lugar donde, siglos más tarde (siglo IV a.C), el emperador romano Teodosio sustituye el de Júpiter por la basílica consagrada a San Juan Bautista. No hay duda: es considerado un lugar sagrado desde antiguo.

Vista general y 'minarete de la novia' de la Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria, Imagen de finales del siglo XIX
Vista general y ‘minarete de la novia’ de la Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria, Imagen de finales del siglo XIX

La gran Mezquita de los Omeyas o de Damasco se levanta sobre el Témenos, del griego τέμενος, ‘recinto’, es decir, sobre un terreno, en este caso sagrado, y es éste el que determina sus dimensiones, 157×100 metros. Al patio (sahn) se accede por dos puertas, la de Jairún, en el extremo oriental, y la de Bâb al-Berîd, en el occidental. El espectacular patio (por sus formas, por su decoración) presenta una arcada que cubre tres de sus lados, sostenida por la alternancia de un pilar y dos columnas. Las columnas proceden de construcciones anteriores y los capiteles, de varios órdenes, generalmente son corintios.

Vista del patio (sahn) de la Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Wisal Ahdab
Vista del patio (sahn) de la Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Wisal Ahdab

En el centro se encuentra la fuente de ablución, el Sabil, y vemos en su extremo occidental un pequeño templete octogonal con cúpula sostenido por ocho columnas, destinado a albergar el tesoro de la comunidad musulmana.

Patio y Sabil en la Gran Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Ulrich Waack
Patio y Sabil en la Gran Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Ulrich Waack

En los extremos de la qibla, el muro, se levantan dos minaretes, y éstos se construyen sobre antiguas torres. Un tercer minarete, en el centro del lado norte del patio, se relaciona con la cúpula de la sala de la oración, el Haram de la mezquita.

Minarete de Jesús ('Isa), mezquita de Damasco
Minarete de Jesús (‘Isa), mezquita de Damasco © Bernard Gagnon

El Haram está dividido en tres naves paralelas al muro de la qibla, y se encuentran separadas por dos filas de columnas con capiteles corintios. Estas naves, a su vez, están atravesadas por otra central (de mayor altura, con crucero alta cúpula posiblemente de madera y doble casco en su origen) y perpendicular a la qibla. La nave conduce al mihrab, al nicho de oración, y la nave marca el espacio de la macsura, el lugar destinado al califa.

Sala de oración (Haram) de la Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Jerzy Strzelecki
Sala de oración (Haram) de la Mezquita de los Omeyas, Damasco, Siria © Jerzy Strzelecki

La Cúpula de la Roca

También conocida como Mezquita de Umar, ni es mezquita ni fue de Umar pues consta que
fue terminada alrededor del año 691 bajo el califa Abd al-Malik, encontrándose en la Ciudad Vieja de Jerusalén, donde preside el Monte del Templo, también conocido como Noble Santuario, el Haram al-Sharif.

haram-al-sharif
Vista aérea del Haram al-Sharif © Lost Islamic History

Entonces, si no es mezquita, ¿Qué es?

La Cúpula de la Roca es un monumento que conmemora la manifestación de un profeta, Mahoma, al subir al cielo, a encontrarse con Dios. La relevancia de lo que contiene este monumento es, como puede entenderse, trascendental. Literalmente además, según la Hadiz (Hadith en lengua árabe), es decir, la Tradición. Pero la roca no sólo conmemora el episodio de ascensión, sino que también conmemora el episodio bíblico del Sacrificio de Isaac, y el propio monumento, además, se dice que ocupa el mítico emplazamiento del Templo de Salomón.

Fachada, Cúpula de la Roca, Jerusalén. © Loewa
Fachada, Cúpula de la Roca, Jerusalén. © Loewa

Tipología del monumento

Emparentada con los templos paleocristianos, es de planta central con un doble deambulatorio octogonal que rodea el espacio central en torno a la roca sagrada. Así se facilita la circunvalación, mismo rito también que en la Kaaba de La Meca. La cúpula de media naranja presenta doble estructura de madera: interna hemiesféricay externa apuntada. La cúpula descansa sobre un tambor de forma cilíndrica donde se abren dieciséis ventanas, soportando su peso cuatro pilares y doce columnas.

Cúpula de la Roca, Interior
Cúpula de la Roca, Interior, © gianoziaorientale

En el exterior vemos que se encuentra revestida de metal dorado. Su doble deambulatorio se encuentra separado por arcada octogonal de ocho pilares y dieciséis columnas. Volviendo de nuevo al exterior vemos cuatro pórticos abiertos, destacando el orientado al sur, integrado por ocho columnas. Por éste se accede al templo, pasando por un arco de herradura peraltado.

Cúpula de la Roca, Jerusalén, © Idobi
Cúpula de la Roca, Jerusalén, © Idobi

Elementos Artísticos en la Cúpula de la Roca

Si no fuese por las inscripciones coránicas, textos que incluso aluden a Jesús y aMaría (se dice que fue para captar cristianos), podríamos dudar de englobarlo dentro de la decoración islámica, omeya en este caso, pues sus ricos mosaicos con motivos vegetales abstractos, sus representaciones de joyas a la manera bizantina y sus columnas y capiteles de procedencia romana podrían hacernos dudar sobre si estamos ante un martirium o un baptisterio tardorromano.

Cúpula de la Roca, Decoración Interior, © Said Nuseibeh
Cúpula de la Roca, Decoración Interior, © Said Nuseibeh

Y, parte de esta decoración destaca del resto por no tener semejanza con otra, de ahí que se mantenga que la mano de obra fuese local, o posiblemente de Siria. Eso sí,tradición local pero formada en la tradición bizantina, pues salta a la vista la alternancia armónica de pilares y columnas en los soportes, es decir, un pilar por cada tres columnas en la rotonda, y un pilar por cada dos columnas en el octógono interior. Los mosaicos antes mencionados representan motivos clásicos como el acanto o la vid, pero también vemos cintas flotantes, alas simétricas y hojas de palmera, mostrando influencia del arte sasánida de Irán.

Cúpula de la Roca, Interior,
Cúpula de la Roca, Interior, © Said Nuseibeh

Bibliografía consultada

GONZÁLEZ VICARIO, M.T. El Arte Islámico: Origen y Expansión. Editorial Universitaria Ramón Areces, 2011, Madrid

(1954) PIJOÁN, J. Volumen XII. Enciclopedia Summa Artis. El Arte Islámico. Espasa-Calpe, S.A., Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s