El arte de las invasiones: Arte Lombardo, Ostrogodo y Merovingio

La Caída del Imperio Romano, 1836, Thomas Cole
La Caída del Imperio Romano, 1836, obra de Thomas Cole, 39 x 63 cm., Collection of The New-York Historical Society, U.S.A.

Europa, siglos V y VI. También conocida como Invasiones Bárbaras, aunque muchos sostienen que en más de un caso fueron movimientos migratorios, los indogermánicos aprovechan la destitución del emperador romano Rómulo Augústulo por el Hérulo Odoacro en el año 476 para hacerse con el poder. Ese año, 476, queda unido a la caída del Imperio Romano y al final de la Edad Antigua. El 4 de septiembre de 476 nace la Edad Media.

Los apuntes responden a una breve introducción histórica al conocido como Arte del periodo de las Invasiones (siglos V-VIII) y se mostrará un análisis resumido de la historia y arte de pueblos como los ostrogodos, lombardos y merovingios. Se complementan estos apuntes con otros sobre la ocupación de la Península ibérica por parte de los Visigodos.

Pero, ¿quiénes son todos estos pueblos bárbaros?

Los historiadores dividen en dos grupos a los Indogermanos:

Teutónicos (del norte): Suevos, Hérulos, Vándalos, Alanos, Lombardos, Merovingios, Francos, Frisones y Vikingos.

Godos (del sur): Ostrogodos y Visigodos.

Rómulo Augústulo renuncia a su corona ante Odoacro, ilustración decimonónica
Rómulo Augústulo renuncia a su corona ante Odoacro, ilustración decimonónica

Precedentes

Nos cuenta la historia que, durante los dos siglos anteriores a las invasiones, siglos IV y V, el imperio romano se iba germanizando, es decir, muchos eran los germanos cautivos o esclavos, pero también fueron soldados, y son éstos últimos, mediante pactos y alianzas, los que inician la destrucción (lenta pero fructífera) del Imperio Romano Occidental.

Mapa, Invasiones bárbaras en el Imperio Romano
Mapa, Invasiones bárbaras en el Imperio Romano

Religión

Fueron pueblos con culturas distintas, algunos llegaron a estar muy romanizados, y en lo religioso también profesaban distintos cultos. Los pueblos del norte eran religiosos, sí, y aunque la doctrina cristiana fuese la dominante en la época, lo eran dentro de la considerada herejía arriana. El origen se encuentra en la traducción de la Biblia de Ulfilas (Wulfila), discípulo de Arrio, a las diferentes lenguas indogermánicas.

Ulfilas
Ulfilas

Conversión al Cristianismo

Es la iglesia la que forma espiritual y moralmente, y es en los monasterios donde se comienza a estudiar la cultura clásica. No podemos olvidar la figura del papa Gregorio I, conocido como Gregorio el Grande, pues el pontífice fue el intermediario entre el reino Lombardo y el Bizantino, convirtió a los Visigodos en España y promovió la evangelización de anglos y sajones en Gran Bretaña, difundiéndose así la vida monástica en Europa.

Gregorio I, pintura de Antonello da Messina
Gregorio I, pintura de Antonello da Messina

Los Merovingios, por su parte, y ya cristianos, constituyen el reino de los Francos (los pueblos y territorios unificados desde los Pirineos hasta la Europa central). Los Merovingios, siendo cristianos, evangelizaron, pero fueron los obispos quienes promovieron las monumentales construcciones influenciadas por las las basílicas paleocristianas.

Reino de los Francos
Reino de los Francos

En Irlanda, san Patricio y sus discípulos evangelizan el país desde el año 452, y durante el siglo VII los monasterios se extienden por territorios celtas: Escocia y Armórica (actual Bretaña francesa).

Estatua de San Patrico. De fondo la Torre Circular de Aghagower, en el Condado de Mayo, Irlanda © Andreas F. Borchert
Estatua de San Patrico. De fondo la Torre Circular de Aghagower, en el Condado de Mayo, Irlanda © Andreas F. Borchert

En Inglaterra san Agustín de Canterbury evangeliza el lugar. Convierte a los reyes sajones y funda en Canterbury el primer monasterio benedictino fuera de Italia. Pero Inglaterra sufriría un periodo de crisis y cambios a finales del siglo VIII con la llegada de otro de los pueblos del norte, los Vikingos.

Recreación de un desembarco vikingo. © Joyce Hill
Recreación de un desembarco vikingo. © Joyce Hill

El Arte de Las Invasiones (características del arte ostrogodo, lombardo y merovingio)

Arte Ostrogodo

Con capital en la ciudad italiana de Rávena el arte Ostrogodo pretende con el rey Teodorico al frente ser el último reducto de la literatura y del pensamiento antiguo. Todo comienza en el año 488 de nuestra era cuando los Ostrogodos (Godos del Sur) establecen en Rávena la capital de su reino, y todo gira en torno a su rey, Teodorico, quien fallece en el 526 entrando su pueblo en decadencia.

Retrato de Teodorico 'El Grande'
Retrato de Teodorico ‘El Grande’

Características de la Arquitectura Ostrogoda

Austero en su interior y con planta centralizada, el palacio de Teodorico, conocido por su representación en un mosaico, presentaba fachada clásica a modo de arco triunfal. Por otra parte, la arquitectura religiosa continúa las tipologías tradicionales, es decir, una síntesis romana-bizantina.

Palacio de Teodorico, principios del siglo VI, Ravena, Italia. © ravenna3d.altervista.org
Palacio de Teodorico, principios del siglo VI, Ravena, Italia. © ravenna3d.altervista.org

Mausoleo de Teodorico, Rávena siglo VI

Lugar de enterramiento del rey ostrogodo Teodorico, se trata de un edificio construido con sillares de mármol de planta octogonal. Consta de dos plantas: la inferior, de forma poligonal, albergas nichos de medio punto cubiertos por bóvedas de cañón; y la superior, retranqueada, presenta estructura circular que alterna vanos ciegos y rectangulares. La parte superior del mausoleo se encuentra cubierta por un monolito de mármol traído de la Dalmacia (actual Croacia). Su falsa cúpula se ha excavado en un gran bloque de piedra y se encuentra rodeada de doce ménsulas rectangulares en los que vemos inscritos los nombres de los ocho apóstoles y los cuatro evangelistas. Podemos apreciar una síntesis de arte romano (sencillo como el mausoleo de Augusto), paleocristiano (por el tipo de planta como en los Martyrium) y megalítico, por la cubierta y su decoración en relieve de motivos abstractos en forma de espirales. Es decir, hasta en su muerte, el monarca de los ostrogodos siguió con la idea de ser el último reducto del pensamiento antiguo, aunque manteniendo su origen y su visión del cristianismo. Por otra parte, su tosquedad en el exterior no contrasta con una riqueza interior, salvo por el propio material del sarcófago en el que descansa el rey, el pórfido rojo, que por su dureza y resistencia ha sido empleado para monarcas y emperadores a lo largo de la historia.

Mausoleo de Teodorico, principios del siglo VI © Dr. Wilfred Krause
Mausoleo de Teodorico, principios del siglo VI © Dr. Wilfred Krause

Baptisterio de los Arrianos, finales del siglo V

Austero en el exterior y estructura centralizada, cumple los requisitos para encuadrarlo dentro del arte Ostrogodo. Se trata de un octógono con cúpula sobre una gran pila bautismal, esto es una referencia a los templos bizantinos, pero el ladrillo se interpreta como un guiño a las tradiciones arquitectónicas del lugar.

Baptisterio de los Arrianos, finales del siglo V. © Georges Jansoone
Baptisterio de los Arrianos, finales del siglo V. © Georges Jansoone

Mosaico El Bautismo de Cristo, Baptisterio de los Arrianos

Se ha dicho que su exterior es austero y hay que añadir que contrasta con la riqueza de los mosaicos que encontraremos en el interior, esto es, con el mosaico conocido como Bautismo de Cristo, representado en el centro de la cúpula. Sigue la tipología empelada en el Baptisterio de los Ortodoxos, también en Rávena, es decir, que mantiene la síntesis romano-bizantina. El mosaico, además de hacer alusión a la segunda venida del Cristo, lo hace a San Juan Bautista, a la imagen del espíritu santo (representado por una paloma) y a una tercera figura: a un anciano barbado y semidesnudo coronado por un cangrejo (éste simboliza el río Jordán, lugar donde fue bautizado Jesús según las sagradas escrituras). Esta inusual figura es una evidencia de la influencia helenística y romana, pues se personifica a los genios de los ríos. Siguiendo con el análisis del mosaico, hemos de decir que en torno a la escena principal se disponen, y de manera radial, los doce apóstoles, quienes portan coronas, de la misma manera que lo hacen los santos de los mosaicos de San Apolinar el Nuevo.

Mosaico El Bautismo de Cristo, Baptisterio de los Arrianos, Rávena.  © Georges Jansoone
Mosaico El Bautismo de Cristo, Baptisterio de los Arrianos, Rávena. © Georges Jansoone

Arte Lombardo

Los Ostrogodos sucumben en el año 568 ante otro de los pueblos del norte: los Lombardos. Estos lombardos, cristianos arrianos, establecen su poder en Pavía (capital del reino), Spoleto y Benevento, es decir, en el norte de Italia. Dominaron casi toda la península itálica hasta el año 774, cuando caen ante los francos de Carlomagno. El denominado arte Lombardo es un arte de tradición germánica y pocos son los restos que se conservan, pues, o se han destruido o se ha construido encima. En Pavía, la capital, se construye la catedral de San Eusebio y la iglesia después dedicada a San Ambrosio. En Cividale, el centro de mayor importancia artística, se puede admirar el oratorio de Santa Maria in Valle, pequeño templo de planta cuadrada cubierto con bóveda de piedra y cabecera tripartita.

'Templete Lombardo', oratorio de Santa María in Valle, Cividale del Friuli, Udine, Italia © Wolfgang Sauber
‘Templete Lombardo’, oratorio de Santa María in Valle, Cividale del Friuli, Udine, Italia © Wolfgang Sauber

Escultura Lombarda

Las esculturas decoran altares, pilas bautismales, ciborios (baldaquinos), capiteles…se emplea la talla a bisel, técnica difundida por los romanos en el siglo II. Y, en prácticamente toda la escultura de los pueblos del norte se mezclan los motivos geométricos, como juegos de líneas o círculos, y los vegetales, que tienden a la abstracción, y los entrelazos. También se muestran figuras de animales, tanto reales como fantásticos, aunque de manera muy excepcional veremos figuración humana, ésta última de muy bella factura (como hemos apreciado en el oratorio de Santa María in Valle) .

Placa con Pavo, segunda mitad del siglo VIII  © Roby
Placa con Pavo, segunda mitad del siglo VIII © Roby

Ciborio Octogonal, Baptisterio de Cividalle

Este baldaquino en mármol fue encargado por el obispo Calixto en el año 737. Si nos fijamos en la balaustrada (parte inferior) vemos que destaca el relieve con la cruz rodeada de vegetación y enmarcada por los símbolos de los cuatro evangelistas. En el ciborio, de forma poligonal, los arcos se decoran con bajorrelieves vegetales de entrelazos y animales fantásticos, y ocho son las columnas con sus capiteles compuestos las que sujetan los ocho arcos de medio punto. El ciborio es un perfecto ejemplo de la mezcla entre el pensamiento del Mediterráneo y el pensamiento del Báltico, se trata de una expresión de la herejía arriana, doctrina religiosa que caló hondo en la sociedad de los pueblos germánicos.

800px-Cividale,_museo_cristiano,_battistero_di_callisto_01
Battistero di Callisto, Museo Cristiano de Cividale, Italia © Sailko

Altar del Duque Ratchis

También conocido como Altar de San Martín, fue mandado esculpir por el Duque Rachis (o Ratchis) entre 737-744. Realizado en piedra y decorado en sus cuatro lados, se representan escenas de la vida de Cristo: Visitación, Epifanía o la Ascensión de la Virgen. En el frente del altar vemos representado a Cristo en Majestad dentro de una ‘mandorla’ (almendra), es decir, de la Vesica Piscis, símbolo con profundo significado místico.

Altar del Duque Ratchis (Altar de San Martín), año 737-744. Maiestas domini, Visitación y Adoración de los Magos. Museo Cristiano de Cividale del Friuli
Altar del Duque Ratchis (Altar de San Martín), año 737-744. Maiestas domini, Visitación y Adoración de los Magos. Museo Cristiano de Cividale del Friuli

Artes Suntuarias del arte Lombardo

Destaca la orfebrería por su riqueza de tesoros en sus iglesias y museos. La orfebrería lombarda acusa influencia de los artistas bizantinos y son las cruces los ejemplos más destacados, como la cruz de Aguilulfo, cruz de oro con alma de madera decorada con piedras preciosas; y la cruz de Gisulfo, en la que se representan cabezas en relieve y piedras preciosas incrustadas. Otro ejemplo de artes suntuarias lombardas lo encontramos en las encuadernaciones, como en la de los Evangelios de la reina Teodolinda, regalada por el papa Gregorio el Grande por el motivo del bautizo del hijo de la reina. Realizada en Roma por los mejores orfebres de la época, la encuadernación muestra un trabajo muy delicado, en oro con piedras preciosas, perlas, cuentas de cristal, camafeos y esmalte.

Evangelario de Teodolinda
Evangelario de Teodolinda

Arte Galo-Merovingio (Arquitectura Merovingia)

De la arquitectura merovingia quedan pocos restos. Lo que conocemos se lo debemos a las fuentes documentales y a la hermana mayor de la Historia del Arte, la Arqueología. Y, además de Basílicas, Baptisterios e Hipogeos (o criptas), también vemos en el arte Merovingio la esencia de las construcciones romanas, es decir, la supervivencia en las formas clásicas. Sobre las basílicas merovingias decir que cuentan con cabecera tripartita y transepto con torre y nártex, siendo el mejor ejemplo la iglesia de San Pedro de Vienne, una de los templos cristianos más antiguos de Francia, pues parte de su estructura se remonta al siglo V.

Iglesia de San Pedro, Vienne © hodiemecum
Iglesia de San Pedro, Vienne © hodiemecum

Baptisterios Merovingios

Los baptisterios continúan las formas clásicas romanas y encontramos varios ejemplos en el sur de Francia. Como el de Riez, de planta centralizada construido en sillarejo y mampostería; el de Albenga (de la provincia de Savona, en la Liguria, Noroeste de Italia), que presenta arcos de medio punto y restos de decoración en mosaico con tonos azules que representan iconografía paleocristiana: un crismón, palomas y ovejas; y uno que analizamos seguidamente, de vuelta a Francia, el de San Juan de Poitiers.

Baptisterio de Riez, Francia © EmDee
Baptisterio de Riez, Francia © EmDee

Baptisterio de San Juan de Poitiers

Erigido cerca del palacio episcopal y de la catedral, fue reconstruido a mediados del siglo VII, y a diferencia de otros baptisterios carece de planta centralizada. Su estructura, rectangular, aloja una pila octogonal a la que en el siglo VI se le añade dos alas laterales. Su exterior es clásico pero también prerrománico. Clásico por encontrarse rematado por un frontón bajo por el que discurre un friso ornamentado con pilastras y arco de medio punto, y prerrománico, o mejor dicho, galo-rromano, por la alternancia de ladrillo y piedra.

Baptisterio de San Juan de Poitiers  © Rigolithe
Baptisterio de San Juan de Poitiers © Rigolithe

Criptas Merovingias

Destaca el Hipogeo de las Dunas y la Cripta de Jouarre. El primero, cerca de la ciudad de Poitiers, muestra novedades como la decoración de la entrada a base de motivos vegetales y animalísticos (serpientes), más una escena que se identifica con la iconografía del buen y del mal ladrón.

Cripta de Jouarre © GFreihalter
Cripta de Jouarre © GFreihalter

Cripta de Jouarre

Esta famosa cripta es lo único que se conserva de un primitivo monasterio que sirvió de lugar de enterramiento para sus fundadores y abadesas. En la cripta de Jouarre se emplearon sillares irregulares de piedra, pero lo que realmente destaca son sus capiteles, labrados con motivos clásicos ( hojas de acanto) y esquemáticos. Una vez más vemos la mezcla cultural entre lo mediterránea y lo báltico. Además, no podemos olvidar los sarcófagos merovingios, donde en la cripta de Jouarre tenemos un buen ejemplo: el Cenotafio (sarcófago) de la Abadesa Teodequildasarcófago merovingio, de forma trapezoidal, se cubre con una tapa a dos o cuatro vertientes y de decora con relieves en toda su superficie. El de Teodequilda data de finales del siglo VII pricipios del VIII, y presenta dos franjas decorativas con veneras (conchas) y largas inscripciones.

Jouarre
Cripta de Jouarre (al fondo, a la derecha, se encuentra el cenotafio de la abadesa Teodequilda © http://www.turismo77.es

Bibliografía Consultada

(2011) TUSELL GARCÍA, G., El arte de las invasiones. UNED, Madrid

(2012) McLEAN ALICK., La arquitectura románica en Italia. Toman R., (Coordinador) El Románico. H.F. Ullmann, Postdam

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s